Mapeo topográfico del cerebro de los contactados ovni


Revista de exploración científica,Vol. 11, Núm. 4, págs. 435-453, 1997

0892-33 10197

© 1997 Sociedad para la Exploración Científica


Norman S. Don


Fundación y Universidad Kuiros de Illinois rrt Chicago

1187 Wilmette Ave., # 174, Wilmerre, IL 60091

normun.s.don@uic.edu



Gilda Moura


Fundación Kuiros, Cuixa Postal 14528,

CEP 22412-000, Río de Janeiro, Brasil

gildu.moura@unikey.com.br



Resumen - Se seleccionó un grupo de sujetos brasileños, que afirmaban tener experiencias con ovnis que implicaban contacto o abducción, para el mapeo topográfico del cerebro. Uno de los criterios de selección más importantes fue la capacidad de entrar en un estado de conciencia o trance no ordinario desarrollado espontáneamente después de su abducción o experiencias de contacto. El análisis de sus EEG (Electroencefalograma) reveló que todos los sujetos entraron voluntariamente en un trance hiperactivo. En este estado, mantuvieron una condición de relajación muscular e inmovilidad mientras que sus EEG exhibieron actividad de alta frecuencia (beta) en los 19 sitios de inserción de electrodos, pero con máxima actividad en los 19 sitios de inserción de electrodos prefrontal y adyacente

La inspección de los EEG de las zonas prefrontal / frontal reveló trenes intermitentes de ritmos, aproximadamente de 40 Hz de actividad, alcanzando amplitudes muy elevadas, en ocasiones superiores a 40 microvoltios. Esta actividad fue distinta en morfología y frecuencia de la actividad más rápida, generalmente concurrente, probablemente atribuible a la descarga del músculo del cuero cabelludo (EMG). El análisis de 40 Hz, la actividad del cuero cabelludo en la línea media, controlando estadísticamente los efectos de la EMG, reveló significativamente más actividad de 40 Hz en el trance que en la línea de base (p <.006) Además, la frecuencia alfa dominante aumentó durante el trance (p <.01) Ambos hallazgos del electroencefalograma sugieren la aparición de un estado de hiperactividad.

No hubo evidencia de descargas epileptiformes en nuestros datos o indicaciones clínicas de posible epilepsia. Además, no hubo actividad cerebral sugestiva de psicopatología, particularmente esquizofrenia, ni hubo indicaciones clínicas de psicopatología. Los resultados del EEG se relacionaron con los efectos fisiológicos de la atención altamente enfocada y los hallazgos recientes en neurociencia. También se observaron similitudes con estados meditativos avanzados y diferencias con la psicopatología.

Palabras clave: Experimentadores OVNIs - trance hiperactivo - EEG - abducción Brasil - meditación - mapeo topográfico del cerebro.


I. Introducción


Como parte de un programa más amplio de investigación sobre la función cerebral y los estados alterados de conciencia (ASC), los autores registraron electroencefalogramas (EEG) y obtuvieron mapas cerebrales topográficos de más de 100 personas en Brasil que participaron en varios tipos de trance, la mayoría de los cuales no estuvieron involucrados en el fenómeno OVNI. Este estudio en particular informa datos del subgrupo que afirma haber tenido episodios de secuestro o contacto con seres no humanos (extraterrestres) de objetos voladores no identificados (OVNI). El "contacto" o "encuentros cercanos del tercer tipo" implica el supuesto encuentro e interacción con seres extraterrestres, y generalmente se dice que es una experiencia beneficiosa. "Abducción", o "encuentros cercanos del cuarto tipo", implica "secuestro", ya sea en un estado consciente o inconsciente, y la realización de procedimientos médicos similares en el secuestrado. Las secuelas de estos secuestros denunciados, generalmente implican un trauma psicológico significativo.

En la fase preliminar de nuestras investigaciones, que involucró a 10 experimentadores de ovnis que no estaban en la muestra final de 13, los datos sugirieron que estos sujetos podían autoinducirse voluntariamente un estado de trance hiperactivo, con ondas cerebrales de alta frecuencia y gran amplitud. probablemente no atribuible al artefacto en el músculo del cuero cabelludo. Para obtener informes sobre la fase inicial de este trabajo, consulte Moura (1994a, p. 186-190; 1994b, p. 485-492) y Don (1994, p. 493-496).

Elegimos investigar a los experimentadores OVNI porque evidenciaron etapas avanzadas de trance hiperactivo que no se encuentran en los místicos brasileños y son raras incluso entre los meditadores yoguis experimentados de la India.

El propósito de este estudio fue determinar si las características de frecuencia y amplitud (como se evidencia en las grabaciones de EEG) de la función cerebral de los sujetos mientras estaban en trance diferían significativamente de las mediciones iniciales, previas al trance. Además, si existían tales diferencias, queríamos comparar nuestros resultados con los estudios de EEG realizados en personas que meditan. No se abordó la veracidad de las experiencias de los sujetos.

Para una introducción a la literatura sobre el fenómeno de abducción / contacto, vea Moura (1996/1992), Mack (1994a), Sprinkle (1994) y Pritchard et al. (1994).

'Recientemente, experimentos que involucran los escáneres PET, han demostrado que diferentes partes del cerebro se activan con recuerdos verdaderos y falsos de palabras procunciadas recientemente (Schacter et al., 1996). Adicionalmente, los escáneres PET de los supervivientes de un trauma revelan una respuesta cerebral diferencial en condiciones de provocación de síntomas en comparación con las condiciones de control (Rauch et al., 1996). Por lo tanto, más allá de la cuestión de si hay o no un estado alterado de la función cerebral durante los trances, en el futuro también puede ser posible examinar si las características de la función cerebral tienden o no a apoyar o refutar la veridicidad de al menos algunos componentes de recuerdos de abducción.


II. Fondo

La actividad eléctrica del cerebro, registrada desde el cuero cabelludo con electrodos de superficie, consiste en ondas con frecuencias que van desde aproximadamente 0.1 ciclos por segundo (Hertz o Hz) hasta aproximadamente 70 Hz para el adulto normal (pero posiblemente extendiéndose más alto para sujetos seleccionados en condiciones inusuales). En la mayoría de las pruebas clínicas de EEG, solo se examina la actividad hasta aproximadamente 30 Hz. La amplitud de estas ondas está en el rango de 2 o 3 microvoltios hasta 100 microvoltios.

Dentro de estas amplias bandas de frecuencia, existen diferentes subgrupos de frecuencia asociados con diferentes estados de excitación y función cerebral, cada uno con rangos de amplitud característicos en el adulto normal. En el extremo más bajo del continuo se encuentran las ondas "delta", que oscilan entre aproximadamente 0,1 y 3,5 Hz y se encuentran durante las etapas III y IV, normalmente del sueño. Las ondas "theta", de aproximadamente 4-7,5 Hz, se encuentran con mayor abundancia durante las transiciones del estado de vigilia al estado de sueño (y viceversa). Las ondas "alfa" (aproximadamente 8-13 Hz) se producen durante estados de vigilia y relajación, principalmente con los ojos cerrados, y suelen ser la característica de mayor amplitud del registro de EEG en estas condiciones. Existe una variación individual considerable en la amplitud de la onda alfa; se informa que el 66% de los sujetos tienen entre 20-60 microvoltios de actividad, (Simonova y otros, 1967).

Los ritmos "beta" son más rápidos que 13 Hz, y generalmente predominan en el EEG del sujeto adulto despierto, alerta y con los ojos abiertos, con amplitudes típicamente por debajo de 20 microvoltios. El rango beta se puede subdividir en beta I (14-30 Hz) y beta II para ritmos superiores a aproximadamente 30 Hz; estos últimos a veces se denominan ritmos "gamma".



A. Función cerebral y ondas cerebrales de alta frecuencia


En estudios recientes sobre la función cerebral, la evidencia acumulada apoya la importancia de las oscilaciones cerebrales de alta frecuencia por encima de 30 Hz, especialmente en la banda de frecuencia de 36-44 Hz.

Los estudios en animales con electrodos implantados, estudios de electroencefalograma magneto-encefalográficos y de cuero cabelludo registrados con humanos y simulaciones por computadora, sugieren que la actividad de 40 Hz juega un papel central en la cognición y el procesamiento sensorial. (Sheer, 1984; LLinás & Pare, 1991; Llinás & Ribary, 1992, 1993; Steriade et al., 1991, 1993). Además, los núcleos intralaminares del tálamo, parte de los circuitos corticales implicados en la generación de la actividad de 40 Hz, junto con la formación reticular del mesencéfalo, han demostrado en estudios de PET que se activan mediante procesos de atención. (Kinomura et al., 1996). Una atención altamente enfocada se considera necesaria en la generación de ciertos estados meditativos avanzados, que por lo tanto esperaríamos que estuvieran acompañados de ondas de banda ancha de 40 Hz en el EEG.

Por lo tanto, si bien es bien sabido que las ondas beta están asociadas con estados de vigilia alerta, trabajos recientes sugieren que los ritmos beta de mayor frecuencia están asociados con niveles elevados de función cerebral, o más ampliamente, de conciencia.


B. Estados alterados de conciencia


En la literatura psicofisiológica sobre meditación y ASCs (Estados Alterados de Consciencia) sólo hay cuatro informes sobre la onda beta (14 Hz o más) durante un ASC. Das y Gastaut (1957) informaron de un estudio de EEG realizado en India. Se midieron siete miembros de una comunidad espiritual que practicaban Kriya yoga en 20 sesiones de registros. Sin embargo, Das y Gastaut solo reportó datos del "gurú", el líder espiritual de la comunidad, aparentemente debido a su extraordinario ASC. Entró dos veces en un estado de éxtasis yóguico ("l'extase yogique") o "samadhi", durante el cual estaba fisiológicamente hiperactivo, según lo indicado por el EEG y el EKG, mientras que el EMG registrado desde el cuádriceps permaneció plano (cf. Kugler, 1982). Entre otros hallazgos, se informó que las ondas cerebrales del sujeto estaban entre 20-30 Hz y 40 Hz, generalmente distribuidas en ambos hemisferios, con amplitudes en el rango entre 30-50 microvoltios.


Este caso estudiado sigue siendo un hito en la literatura psicofisiológica sobre la meditación, ya que es el único que examina un tema muy avanzado en el estado de éxtasis yóguico o "samadhi", la culminación de la meditación, que se considera la experiencia directa y consciente de la deidad (Eliade, 1958, p. 91-95). Desde su publicación hace unos 40 años, aunque se trata de un solo caso estudiao, aparentemente no ha sido cuestionado seriamente. En ese momento, Henri Gastaut era ampliamente considerado como el más importante epileptólogo del mundo. Cabe señalar que Das y Gastaut usaron los términos éxtasis yóguico y "samadhi" como sinónimos, mientras que otras fuentes, como Fischer y Eliade (1964, pág.417), diferencian entre éxtasis y "samadhi".


Fisher, sin embargo, afirma que, en última instancia, hay una unión de estos dos estados en un cierto punto avanzado del proceso meditativo.


En la presentación de una conferencia en 1960 (citada en West,1980), Fenwick informó 3 tres meditadores que practicaban una meditación con mantra (similar al método de la Meditación Trascendental). En las últimas etapas de la meditación, se observaron explosiones theta acompañadas de actividad beta.


El siguiente estudio que informó sobre la actividad cerebral de alta frecuencia (20 y 40 Hz) fue el de Banquet (1973). Esta actividad cortical se encontró en cuatro practicantes avanzados de Meditación Trascendental (MT) durante el estado de "trascendencia", como se define en MT. La amplitud beta de 20 Hz fue muy alta (30-60 microvoltios) mientras que la actividad de 40 Hz fue de solo unos pocos microvoltios. Las altas frecuencias predominaron en los canales anteriores, pero a veces se encontraron en los ocho canales registrados. Sin embargo, desde los estudios de Banquet, los experimentos recientes no han logrado replicar la presencia de beta de alta frecuencia entre los meditadores de MT.(FT Travis, comunicación personal, 12 de abril de 1996).


El cuarto y último estudio que informó ondas beta rápidas durante la meditación fue el de Benson et al. (1990), que midió a tres monjes budistas tibetanos en Sikkim mientras practicaban "g Turn-mo yoga". Encontraron que el metabolismo en reposo se elevaba voluntariamente (un máximo del 61%) o disminuía (un máximo del 64%). En uno de los tres sujetos, la potencia del EEG en la banda de 12-35 Hz (una frecuencia máxima registrada) aumentó más del 50%.


Además, Surwillo y Hobson (1978) encontraron una aceleración de la frecuencia alfa dominante con Cristianos durante la oración y con un sujeto musulmán durante la meditación sufí. Das y Gastaut también encontraron este efecto. Este efecto alfa es otro indicador de hiperactividad. En contraste con esto, las formas de meditación que promueven la calma cortical o la hipo-activación, como las primeras etapas de la MT, producen una desaceleración de la frecuencia alfa dominante y un estado de conciencia diferente de las prácticas que promueven la hiperactivación.(Kugler, 1982; Fischer, 1971).


Por lo tanto, mientras que en los últimos 25 años se han reportado datos de un gran número de meditadores en estados de hipoactividad como la MT. (para una revisión, véase Jevning et al. (1992)), hay informes de EEG de solo unos pocos sujetos en un ASC hiperactivo.


Sin embargo, los antropólogos conocen bien los estados alterados hiperactivos por su estudio de algunos pueblos nativos. (Bateson y Meade, 1952; Deren, 1953; Rouch, 1960; Jorgensen, 1972). Las experiencias de luz muy brillante a menudo se asocian con estos trances y son una característica bien conocida de los estados meditativos y místicos avanzados. (Eliade, 1964, p. 6062). Una experiencia común entre nuestros sujetos cuando estaban en trance fue la de una luz muy fuerte cerca de la frente. Por lo tanto, parece probable que esta experiencia sea otro indicador de estados de conciencia no ordinarios e hiperactivos.


Ring (1992) ha informado de la incidencia de luz blanca muy brillante durante la experiencia cercana a la muerte. Ha propuesto que el síndrome de "kundalini", que tiene lugar en el yoga tántrico (Eliade, 1958, p. 134), es un proceso común a las experiencias OVNI y cercanas a la muerte. Moura (199611992) ha argumentado que, si bien el proceso de "kundalini" está involucrado en las experiencias OVNI, no explica adecuadamente todos los fenómenos reportados. Das y Gastaut también relacionaron el éxtasis hiperactivo y el "samadhi" de su adepto yóguico, o "guru", con el proceso "kundalini" del yoga.


Por lo tanto, aunque ha habido muchos informes de comportamientos o estados mentales que sugieren trance hiperactivo, hay una falta notable de sujetos avanzados capaces de entrar en estos estados en condiciones de laboratorio o condiciones controladas en entornos de campo.


III. Métodos


A. Selección del sujeto


Habían 5 hombres y 8 mujeres que en el momento de la prueba tenían entre 19 y 72 años, con una edad media de 47,23 años. Sus experiencias de secuestro o contacto reportadas ocurrieron al menos dos años antes.


Los criterios de selección en el estudio incluyeron:


1. Autoinformes de experimentadores de ovnis, incluidos recuerdos de contacto o abducción por seres extraterrestres o no humanos. Todos o parte de los recuerdos de los eventos informados eran conscientes, sin el uso de hipnosis.

2. La capacidad de entrar voluntariamente en un estado de conciencia no ordinario que, según se informa, comenzaron con la experiencia OVNI informada.

Todos los sujetos que aceptaron participar en este experimento habían recibido algún tipo de asesoramiento psicológico o espiritual. Como resultado, hubo una mejoría del trauma psicológico, lo que les permitió participar en el estudio. Sin embargo, los sujetos poseían distintas tolerancias para la condición de hiper-excitación, algunos afirmaban que la intensidad de la experiencia era sostenible solo por unos minutos.


B. Procedimiento de registro de EEG


Los investigadores viajaron extensamente por Brasil con un electroencefalograma portátil de 23 canales y una computadora para recopilar los datos. Las sesiones de grabación se llevaron a cabo en una amplia variedad de entornos de campo. Cada sesión comenzó con el registro de líneas de base en reposo con los ojos abiertos y cerrados. A continuación, se pidió a los sujetos que entraran en su estado especial de conciencia.


C. Equipo de EEG


El EEG se registró utilizando un sistema Neurosearch-24 de Lexicor Medical Technology, Inc. Este equipo constaba de 19 amplificadores acoplados a CA para la grabación de EEG (corte de baja frecuencia a 0,5 Hz, constante de tiempo de aproximadamente 0,3 segundos; corte de alta frecuencia a 128 Hz con una caída de 48 dB / octava) más cinco canales adicionales y software relacionado para la edición y análisis de datos. La frecuencia de muestreo fue de 512 / segundo para 10 sujetos y de 256 / segundo para 3 sujetos adicionales. Los electrodos se aplicaron usando un gorro de electrodo y un gel conductor fabricado por Electro-Cap International, Inc. Este consistía en un gorro elástico con electrodos de estaño colocados previamente sobre los 19 sitios de inserción de electrodos en el cuero cabelludo. Se aplicaron electrodos de referencia a los lóbulos de las orejas izquierda y derecha y se conectaron. Para la mayoría de sesiones, Se colocaron dos electrodos adicionales en el centro de la frente, aproximadamente a un centímetro de distancia, para el registro bipolar de EMG frontal o sobre el músculo masetero izquierdo. Durante todas las sesiones de prueba, las impedancias en el cuero cabelludo, los electrodos de tierra y de referencia se mantuvieron generalmente por debajo de 3 k ohmios.


D. Líneas de base


Para todos los sujetos, se recogieron líneas de base de EEG con ojos abiertos y ojos cerrados de 1 1/2 a 2 minutos de duración fuera del trance mientras los sujetos estaban sentados, relajados y en posición vertical. Para los últimos cuatro sujetos, también se recopilaron ensayos de control con los ojos cerrados bajo instrucciones para tensar la musculatura de la frente. Esto proporcionó una condición de control utilizada para evaluar y corregir posibles artefactos de los músculos del cuero cabelludo en el EEG frontal.


E. Trance


El período de grabación durante el trance varió desde un mínimo de 1 1/2 a 2 minutos de duración en algunos sujetos hasta 10-15 minutos en otros.

Los análisis de EEG se restringieron a los períodos de trance cuando los sujetos estaban relativamente quietos con los ojos cerrados.


IV. Resultados


A. Líneas de base


Los registros iniciales del grupo eran típicos de EEG normales en reposo, sin signos de función cerebral anormal, como patrones epileptiformes o enlentecimiento del EEG; sin embargo, no se realizaron pruebas clínicas para evaluar posibles anomalías.

Los registros mostraron la variabilidad habitual entre sujetos de amplitud y cantidades variables de ritmos alfa.


B. Trance


Durante la parte de trance de las sesiones de grabación, todos los sujetos pudieron entrar en trance voluntariamente en unos pocos minutos o antes. Al comienzo del trance, los EEG cambiaron a un patrón generalizado de baja tensión, actividad rápida que se mantuvo durante toda la sesión. Más adelante en el período de trance, hubo un aumento gradual de la frecuencia y amplitud de las ondas cerebrales en los 19 sitios de electrodos. Para la mayoría de los sujetos, fue en el prefrontal (sitios de registro de EEG Fp1 y Fp2) y para algunos sujetos en los sitios frontales adyacentes, donde el EEG de trance se vio más afectado. Sin embargo, para tres sujetos, los efectos se distribuyeron ampliamente por el cuero cabelludo.


Destacaron dos características:


1) Trenes intermitentes de ondas cerebrales rítmicas (similares a sinusoides), actividad de aproximadamente 40 Hz, que alcanzan una amplitud de hasta 40-50 microvoltios. Esto se interpretó como actividad cerebral.


2) Actividad más rápida, generalizada, de aproximadamente 80 Hz con alguna morfología puntiaguda, hasta 100 microvoltios de amplitud, probablemente atribuible a la descarga del músculo frontal.


Los datos de las pruebas de control que simularon la activación de los músculos del cuero cabelludo no se parecían a los datos de las grabaciones realizadas durante las condiciones de trance.


Por lo tanto, parece que tanto la actividad cerebral de 40 Hz como la descarga de muy alta amplitud de 80 Hz, probablemente debido a la activación de los músculos del cuero cabelludo, pueden ser indicadores de un único proceso de alta energía que afecta al máximo las regiones fronto-orbitarias, en la parte frontal del cerebro.


C. Post-trance


A medida que el trance se alivió, la actividad rápida disminuyó gradualmente; los sujetos regresaron a los pocos minutos a la condición de no trance. La grabación posterior al trance se parecía a la línea de base, y para algunos sujetos mostró evidencia de una condición algo más hipoactiva que la línea de base original.


D. Figuras 1 y 2


Se presentan los datos de un sujetop representativo. La actividad rápida, debida principalmente a la descarga del músculo del cuero cabelludo, se produjo de forma más notable en el sitio del electrodo temporal izquierdo, T3, durante la línea de base pre- trance y el trance. La activación en los sitios prefrontales, supraorbitales, Fp1 y Fp2, ocurrió solo en trance y muestra una mezcla de 40 Hz, ritmos cerebrales sinusoidales y una actividad muscular del cuero cabelludo más rápida y de mayor amplitud. Consulte la Figura 1.


En la Figura 2, el EEG de los sitios prefrontales, Fp1 y Fp2, se muestran para un segundo sujeto mientras está en trance. Durante los aproximadamente cuatro minutos de duración del trance, se percibe la aceleración y desaceleración progresiva del EEG.







Figura 1. Trazos de EEG sin procesar trazados a 30 mm / seg de un abducido representativo durante una línea de base previa al trance (columna de la izquierda). Los nombres de los canales se muestran en el extremo izquierdo. Barras de escala para 100uV la amplitud y la duración de 1 segundo se indican en la parte superior de la figura. A Segmento de 0.1 segundos del canal Fpl, sobre el cuero cabelludo prefrontal izquierdo, durante el trance se amplía (recuadro) para revelar un ritmo casi sinusoidal de aproximadamente 50 uV amplitud en 40 Hz. El artefacto muscular registrado en el cuero cabelludo es normalmente irregular y arrítmico.


EEG pre-frontal durante las etapas de trance





Fig 2. EEG prefrontal de un segundo abducido que muestra el aumento y la disminución de la activación cerebral durante las etapas del trance. El número de segundos desde el comienzo del registro de trance se muestran entre paréntesis.

V. Análisis de datos de EEG


Los datos sin procesar del EEG se almacenaron en el disco duro de una computadora durante las sesiones y luego se transfirieron a una unidad de disco de 250 megabytes. La edición y reducción de datos se realizó off-line. Los datos se registraron en muestras secuenciales de medio segundo o "epochs". Todas las “epochs” de datos de EEG se inspeccionaron visualmente para detectar movimientos oculares y otros artefactos. Las “epochs” encontradas que contenían tales artefactos fueron excluidas de análisis adicionales. Los espectros de potencia se calcularon en “epochs” de EEG libres de artefactos mediante un chip de procesamiento de señal digital y hardware asociado en el Lexicor NeuroSearch-24. Para cada uno de los 19 canales, registre la densidad de potencia en las bandas de frecuencia theta (48 Hz), alfa (8-14 Hz), beta I (14-30 Hz) y beta II (3050 Hz) y de 70-128 Hz fueron calculados.^3


La densidad de potencia se calculó dividiendo la potencia total en cada banda de frecuencia por el número de 2-Hz amplias líneas espectrales que componen la banda.

Debido a que a frecuencias más altas (por encima de 14 Hz y especialmente por encima de 30 Hz) el EEG también puede contener señales de la descarga del músculo del cuero cabelludo, es necesario controlar la actividad EMG al calcular los efectos estadísticos del trance en comparación con la línea de base. Consulte el Apéndice I para ver una discusión de la metodología utilizada. Las siguientes comparaciones estadísticas de la línea de base con el trance se calcularon sobre datos en los que se controló la posible contaminación por el músculo del cuero cabelludo.

Se encontraron dos diferencias estadísticamente significativas: la primera para los electrodos de la línea media (tomados como grupo) Fz, Cz, Pz, que son los menos susceptibles a la contaminación del músculo del cuero cabelludo. En trance, había más potencia logarítmica (0,13) en la banda de frecuencia de 30-50 Hz que en la línea de base (0,04), F (1/6) = 17,57, p = 0,006. En segundo lugar, en trance, la frecuencia alfa dominante (máximo del grupo = 11,90 Hz) fue más rápida que en la línea de base (máximo del grupo = 10,85 Hz), p = 0,018 de dos colas, muestra emparejada, prueba t. Para obtener una descripción completa de todos los resultados de las pruebas estadísticas, consulte el Apéndice II.


VI. Evaluación clínica neurológica de los EEG


No hubo evidencia de síndromes cerebrales orgánicos entre nuestros sujetos. En los casos en que hay organicidad, se encuentra una desaceleración de los ritmos EEG. (Nieder-meyer Lopes da Silva, 1993).

Es bien sabido que las inestabilidades del lóbulo temporal conducen a alteraciones de la experiencia consciente. (Fenwick, 1983; Fenwick et al., 1985). Persinger(1989a, 1989b) ha planteado la hipótesis de que algunas personas con una función cerebral tan lábil, especialmente cuando se exponen a aumentos en la radiación geomagnética, tendrán experiencias conscientes inusuales, como las de seres no humanos y ovnis.


Una explicación más probable de estas experiencias en adultos sin antecedentes de trauma físico en el cerebro son las convulsiones epilépticas parciales complejas. Estos ocurren con mayor frecuencia en los lóbulos temporales, el sistema límbico o tempolímbicas. Los lóbulos temporales están asociados con emociones y estados de conciencia; (durante los episodios epilépticos), se encuentran formas de onda de 4-7 Hz sobre los lóbulos temporales y se extienden hacia las regiones frontales. No se encontraron tales ondas entre nuestros de trance. También se producen convulsiones fronto-orbitarias, pero son mucho menos frecuentes.


Durante las crisis epilépticas, típicamente hay un estrechamiento del campo de conciencia con delirios, alucinaciones y distorsiones en la realidad visual. Se han informado experiencias de éxtasis, pero son raras.

Ninguna de las trece personas en este estudio ha sido diagnosticada como epiléptica y ninguna fue medicada. Debido a sus experiencias, varios se sometieron a evaluaciones neurológicas, diagnósticos completos, antes de participar en este estudio, que no encontró evidencia de epilepsia. En una extensa revisión de nuestros datos fisiológicos y las historias de los sujetos, nuestro consultor epileptólogo brasileño concluyó que no presentaban ningún fenómeno crítico sugestivo de epilepsia. (H. Bello, comunicaciones personales, marzo-octubre de 1996). Además, a diferencia de los pacientes epilépticos, nuestros sujetos entraron y abandonaron voluntariamente el estado de función cerebral alterada.


Con el fin de obtener una segunda opinión sobre la posible presencia de patrones EEG epileptiformes durante el trance, enviamos muestras de nuestros datos para su examen por un neurólogo estadounidense de alto nivel especializado en el EEG y diagnóstico de epilepsia. Se nos informó que no había actividad epileptiforme presente en esos EEG. (JR Hughes, comunicación personal, 24 de junio de 1996).


Ambos neurólogos concluyeron que la actividad rítmica de aproximadamente 40 Hz parecía tener un origen cortical. Además, nuestro consultor brasileño, Dr. Bello, opinó que parte de la actividad de 40 Hz anterior podría ser de origen cortical.


VII. Psicopatología de los experimentadores ovni


Una reacción común a los informes de experiencias OVNI es que los sujetos están de alguna manera perturbados psicológicamente. Si bien los informes OVNI, tomados al pie de la letra, parecen caer fuera del rango de posibilidades de la visión del mundo occidental, y suenan delirantes, alucinatorias e incluso psicóticos, el examen psicológico cuidadoso de los experimentadores OVNI no ha respaldado la hipótesis de la psicopatología (Spanos et al., 1993; Mack, 1994a, 1994b). Esto también fue cierto para los trece sujetos estudiados aquí, todos ellos entrevistados por un psicólogo clínico autorizado, que efue uno de los investigadores presentes (GM).


Además, los resultados de EEG observados para la muestra actual de experimentadores OVNI mostraron un patrón diferente al que se ve típicamente en la depresión o el ataque histérico. (Niedermeyer Lopes da Silva, 1993, p. 345, 569-570). Los más potencialmente relevantes son los resultados de EEG de estudios de esquizofrenia. Desde los informes iniciales de Davis ha habido numerosas observaciones de un aumento de la actividad beta rápida en pacientes esquizofrénicos en relación con los controles que a veces pueden haberse superpuesto con la banda beta estudiada aquí (para una revisión, ver Itil, 1977). Sin embargo, el patrón de los hallazgos del EEG para nuestros experimentadores ovnis se diferencia de los hallazgos reportados para los esquizofrénicos. Para los experimentadores ovnis, solo se vio afectada la cantidad de actividad beta rápida, mientras que en los esquizofrénicos, la cantidad de actividad en las bandas de frecuencia más baja, incluidas delta, theta, alfa y beta baja, también puede verse afectada.(Itil et al., 1972; Morstyn, et al., 1983; Gattaz et al., 1992). Además, la distribución topográfica de la actividad beta rápida pareció diferenciar a nuestros experimentadores ovnis de los esquizofrénicos, ya que la actividad beta se observó predominantemente sobre el cuero cabelludo frontal en nuestros sujetos, pero se observó principalmente en sitios posteriores al cuero cabelludo frontal en esquizofrénicos. (por ejemplo, Morstyn et al., 1983; Gattaz et al., 1992).^ 5 Finalmente, nuestros sujetos pudieron comenzar y terminar voluntariamente la actividad de alta frecuencia que solo estaba presente en la condición de trance. El control voluntario de esta actividad no se encuentra en los esquizofrénicos.^ 4


Los aumentos en la actividad beta rápida también pueden producirse por la ingestión de drogas alucinógenas, como LSD, mescalina o psilocibina; sin embargo, ninguno de nuestros sujetos estaba usando estas sustancias en el momento de la prueba. Además, la línea de base se registró unos minutos antes del trance y no se encontró actividad de alta frecuencia allí. Los intentos de localizar con precisión la actividad beta en muchos estudios anteriores de la esquizofrenia fueron limitados por el pequeño número de sitios del cuero cabelludo registrados.


VIII. Discusión


Se observó una actividad cerebral de aproximadamente 40 Hz, con 40 o más microvoltios de amplitud, durante los trances de los 13 experimentadores OVNI de este estudio. Das y Gastaut (1957) han informado de esta inusual condición fisiológica solo una vez antes, en su estudio del caso de un adepto de las Indias Orientales en un estado muy avanzado de meditación.


En común o superponiéndoles con los resultados de Das y Gastaut, encontramos:


1) un aumento estadísticamente significativo en la potencia de las ondas cerebrales de alta amplitud de 30-50 Hz, probablemente no debido completamente a la descarga del músculo del cuero cabelludo;


2) un aumento estadísticamente significativo de frecuencia en la frecuencia alfa dominante;


3) nuestros sujetos informaron sentimientos de parálisis (flujo motor reducido) durante sus ASC, lo que sugiere inhibición del tono del músculo esquelético;


4) aunque no se presentaron desafíos formales, los sujetos parecían no responder a las perturbaciones ambientales que normalmente distraen;


5) estados de experiencia consciente inusual.


Además, para la mayoría de los sujetos, se observó fácilmente un aumento en la frecuencia y amplitud del movimiento ocular, también indicativo de hiperactivación (Fischer, 1971).


Dado que el recuerdo de las experiencias informadas se produce en un estado de conciencia no ordinario, parece probable que sean "dependientes del estado". "Según Rossi y Cheek (1988, pág.7): "Se ha descubierto que las sustancias de información hormonal liberadas por el estrés de cualquier situación de vida nueva pueden actuar como neuromoduladores. Estas sustancias de información pueden modular la acción de los sistemas neuronales del cerebro para codificar la memoria y el aprendizaje de una manera especial ." Por lo tanto, es probable que la actividad cerebral de 40 Hz (y posiblemente una frecuencia más alta) se asocie con la codificación de las experiencias informadas, así como con su repetición. Para volver a experimentar el contacto / abducción, se debe restablecer el estado de función cerebral asociado con los ritmos de alta frecuencia.


Nuestros resultados difieren del informe de Banquet de 1973 sobre meditadores avanzados de MT en su etapa más profunda de práctica, en la que se observó una actividad de alta potencia de 20 Hz, mientras que la actividad de 40 Hz estaba presente pero mucho más débil. En nuestros datos, los efectos de 20 Hz estuvieron ausentes, mientras que los efectos de banda ancha de 40 Hz fueron robustos.


Todos nuestros sujetos pudieron entrar en un ASC extremadamente hiperactivo, mostrando similitudes EEG con el estado informado por Das y en su único sujeto avanzado como éxtasis yóguico o "samadhi". Como señalamos anteriormente, aunque Das y Gastaut no diferenciaron entre estos dos estados, generalmente no se consideran sinónimos. Sostenemos que nuestros sujetos estaban en un estado de éxtasis. Fischer (1971) asigna el trance hiperactivo extremo al estado de éxtasis. Además, la experiencia de "emoción dichosa"(George, 1995, p. 82), una característica común del estado de éxtasis , fue reportado por nuestros sujetos. También relataron la sensación de estar vinculados a una conciencia superior y, a veces, estar conectados con un ser no humano o incluso con Dios.


Mack(1994a) y Moura (199611992) han informado sobre la dimensión extática de esta clase de temas. Sin embargo, en contraste con el presente estudio, aunque hay muchos relatos de las experiencias místicas de los yoguis, no se menciona la abducción o el contacto OVNI, lo que sugiere que, si bien hay puntos en común entre los estados yóguicos y el estado de trance de nuestros sujetos, también hay áreas importantes de diferencias.


La capacidad de los experimentadores para entrar en trance se desarrolló después de su contacto con seres “no humanos” y no del fruto de años de intensa práctica de yoga o meditación. Mientras que la mayoría de los siete yoguis indios de Das y Gastaut habían estado practicando de cinco a diez años. En 20 sesiones de registro de datos con este grupo, solo el jefe espiritual de la comunidad alcanzó el estado de hiperexcitación, haciéndolo en dos ocasiones.


Casi todos los estudios en la literatura sobre meditación involucran estados de hipoactividad, como los que se encuentran en la MT y el Zen. Estos se caracterizan por la desaceleración fisiológica de una serie de parámetros. (para una revisión, ver Jevning et al., 1992) aunque Banquet (1973) informó de la presencia de beta rápida predominantemente en las zonas anteriores del cuero cabelludo en meditadores de MT más avanzados durante el estado que denominan "trascendencia". Sin embargo, como se señaló anteriormente, esa versión beta no ha sido replicable en intentos recientes. En contraste con los meditadores avanzados de MT, nuestros sujetos no mostraron un aumento de potencia beta I, pero sí tuvieron un gran aumento de potencia de 40 Hz (y de banda ancha 30-50 Hz beta II).


También se señaló anteriormente, las exploraciones de PET durante la atención enfocada por humanos han revelado una activación de la formación reticular del mesencéfalo y los núcleos intralaminares del tálamo. (Kinomura et al., 1996). Corolario de este hallazgo, Llinás y Pare(1991) y Ribary (1992, 1993) propusieron anteriormentge que los núcleos intralaminares del tálamo, que comprenden el sistema tálamo difuso, generan una actividad de 40 Hz que integra la actividad corticotalámica y, por lo tanto, influye de manera importante en la conciencia.


Además, trabajos anteriores de Sheer (1984, pág. 64-84) encontraron que el cuero cabelludo registrado a 40 Hz se asoció con "excitación enfocada" y tareas de aprendizaje. Los Q-sort, que investigan aspectos subjetivos de diferentes estados cerebrales, revelaron diferencias entre la beta de alta y baja frecuencia. Los descriptores para la experiencia de 5-10 microvoltios 40 Hz fueron: "atento, concentrado, esforzado, enfocado, investigando, buscando, escudriñando, estudiando, pensando y vigilante". Para beta de baja frecuencia (21-31 Hz), los descriptores fueron: "activo, alerta, ansioso, enérgico, emocionado, regocijado, animado, inquieto, estimulado y tenso". (Bird et al., 1978).


Por tanto, parece que a medida que se agudiza el foco de atención, la actividad integradora del sistema tálamo difuso aumenta a través de la acción de ritmos cerebrales de 40 Hz. Aparentemente, cuando el enfoque de la atención se vuelve "similar a un láser", se produce un estado extremo de integración corticotalámica y con él una amplificación de la actividad cerebral normalmente inconsciente.


En los extremos, el éxtasis o "samadhi", Fischer (1971) propuso que las restricciones sobre la conciencia normal y despierta se superan y prevalece un yo o personalidad de orden superior que parece trascender el tiempo y el espacio.

Mientras que el Gurú de Das y Gastaut tenía una gran amplitud, una actividad cerebral de muy alta frecuencia ampliamente distribuida en el cuero cabelludo, el patrón de activación extrema de nuestros sujetos se centró en los loci prefrontal y adyacente del cerebro, pero en tres sujetos se distribuyó más ampliamente. Esto sugiere que, para la mayoría de nuestros sujetos, el estado hiperactivo estaba más circunscrito que para el "gurú." En el "samadhi", se dice que uno experimenta la unidad mística con lo Divino (Eliade, 1958, p. 91-95). Si bien muchos de nuestros sujetos informaron algún grado de experiencia unitiva, todos experimentaron una variedad de fenómenos inusuales que no estaban limitados por el espacio y el tiempo de manera ordinaria y parecen ser exclusivos de los experimentadores OVNI.


La rareza del estado de éxtasis extremadamente hiperactivo está respaldada por el estudio de Bagchi y Wenger (1957) en el que registraron EEG de 14 yoguis indios en una variedad de entornos, incluidas las cuevas. Solo encontraron cambios en los ritmos alfa y ninguna evidencia de ondas rápidas de gran amplitud. Es importante señalar que estos sujetos avanzados no informaron sobre la experiencia del éxtasis yóguico.


En contraste con esta evidencia, que sugiere la rareza del éxtasis, todos nuestros sujetos alcanzaron este estado fisiológico. Por lo tanto, constituyen el grupo más grande de sujetos reportados hasta la fecha que exhiben este estado aparentemente raro de función cerebral. Sin embargo, estos resultados son correlacionales, y se espera una mayor investigación para establecer un vínculo concluyente entre los estados extremos e hiperactivos de la función cerebral y las experiencias trascendentales.


VIII. Resumen

Durante un período de seis años, medimos el EEG y producimos mapas cerebrales topográficos de más de 100 personas en Brasil que participaron en varios trances. Si bien es cierto que hay muchas personas involucradas en prácticas mediúmnicas u otras prácticas de trance en ese país, solo los sujetos que afirmaron haber tenido contacto o experiencias de abducción con ovnis, tanto en la fase preliminar como en la final de nuestras investigaciones, presentaron evidencia de etapas avanzadas de hiperactividad. Pero además de la participación en estados "superconscientes", investigaciones recientes en neurociencia han revelado la importancia de los ritmos cerebrales de alta frecuencia en la cognición, el aprendizaje, la atención, el procesamiento sensorial y, como lo indican nuestros resultados, la memoria dependiente del estado. Sin embargo, nuestros sujetos en realidad obtuvieron la capacidad de entrar en ASC inusual,


Agradecimientos

En primer lugar, queremos agradecer a nuestros sujetos de investigación que cooperaron generosamente en esta investigación. También agradecemos a Hélio Bello, MD, por las consultas neurológicas y la gran cantidad de consejos, aliento y apoyo que tan gentilmente ha brindado a los autores de este estudio. Deseamos agradecer a Bruce E. McDonough, Ph.D., por su ayuda con el análisis de los datos.

Además, se agradece el apoyo financiero de la Fundación Kairos.



Apéndice I - Corrección EMG


Controlar los niveles de EMG


Se sabe que la región beta del espectro de frecuencias, especialmente por encima de 30 Hz, es particularmente susceptible a la contaminación del músculo del cuero cabelludo. Por lo tanto, las comparaciones de la potencia beta entre la línea de base y el trance, que se sabe que difieren en los niveles de EMG, estarían potencialmente sesgadas. Idealmente, todas las “epoch” que contienen una posible contaminación EMG se excluirían de los análisis. Sin embargo, debido a que la actividad de alta amplitud por encima de 30 Hz fue evidente para la mayoría de los sujetos durante sus períodos de trance, no se pudo emplear un criterio simple de exclusión de datos. Por lo tanto, para evitar sesgar potencialmente las comparaciones de EEG entre las condiciones de línea de base y de trance, se hizo un esfuerzo para equilibrar los niveles de actividad de EMG en estas dos condiciones. El equilibrio EMG entre las condiciones se consideró necesario solo para los análisis de la actividad beta.


Para controlar los niveles de EMG entre condiciones, se calculó la actividad de EMG (definida operativamente como potencia total en la región de 70-128 Hz del espectro de frecuencia) para cada “epoch” de registro de medio segundo. De acuerdo con Davidson (1988; comunicaciones personales, 1994-1995), asumimos que cualquier actividad registrada en el cuero cabelludo por encima de 70 Hz se debía únicamente a la actividad muscular. Sin embargo, no hay datos reportados sobre cuál es realmente el límite de frecuencia superior para los EEG registrados en el cuero cabelludo, debido solo a la actividad cerebral. Especialmente con sujetos inusuales en un trance hiperactivo, el criterio de 70 Hz puede ser arbitrario y requerir revisión en investigaciones futuras.


Debido a las limitaciones de nuestro software, la potencia en la banda EMG solo se pudo calcular para los 10 sujetos cuyos datos se registraron a 512 muestras / segundo. Por separado, para cada sujeto y sitio de electrodo, se comparó el log de potencia EMG para el trance y la línea de base mediante la prueba t. Las “epoch” de trance que mostraban los niveles de EMG más altos y / o las “epoch” de referencia que mostraban los niveles de EMG más bajos se descartaron y las “epoch” restantes se compararon de nuevo; este proceso continúa iterativamente hasta que los niveles de log EMG no fueron significativamente diferentes (prueba t p> .10)^ 6. Para 7 sujetos, los niveles de EMG entre el trance y las condiciones de la línea base podrían equilibrarse de esta manera en los sitios de la línea media Fz, Cz y Pz. En general, los sitios de la línea media, especialmente Cz y Pz, son los menos afectados por la descarga de los músculos del cuero cabelludo. Otros sitios del cuero cabelludo también podrían equilibrarse para algunos de estos sujetos, pero no para todos. Por lo tanto, para mantener un tamaño de muestra de al menos 7 sujetos, los análisis grupales de la actividad beta consideraron solo los 3 sitios de la línea media. El análisis de varianza (ANOVA) (ANOVA) de 2 factores (condición x sitio del cuero cabelludo) confirmó que los niveles de EMG en la línea de base y las condiciones de trance no difirieron para estos 7 sujetos, F (1/6) = 0.03, p =. 874. La potencia log EMG total en la banda de 70-128 Hz fue 1,24 para la línea de base y 1,23 para el trance después del equilibrio (promediada en 7 sujetos y 3 sitios del cuero cabelludo). Para los 3 sujetos restantes.


Cuando los datos están correlacionados y no pueden cumplir con el supuesto subyacente de la prueba t de que las observaciones son independientes, como es el caso en el análisis de múltiples EEG ephocs de un solo sujeto, es probable que la significación estadística del resultado esté inflada. Por lo tanto, Los resultados de la prueba t de un solo sujeto pueden considerarse conservadores en el sentido de que tienden a exagerar el grado en que los niveles de trance y EMG de referencia difieren para cada sujeto.


Apéndice II - Análisis estadístico de trance frente a no trance


Efectos del trance sobre la actividad beta


Se realizaron transformaciones logarítmicas sobre los datos de densidad de potencia en las bandas de EEG para las ephocs restantes después del equilibrio EMG. La densidad de potencia logarítmica de ephocs individuales se promedió luego dentro de los sujetos, por separado para cada canal y banda de frecuencia. La inspección visual de los histogramas de datos sugirió que las distribuciones logarítmicas de densidad de potencia eran aproximadamente normales. Las cuestiones sobre las diferencias de densidad de potencia del EEG entre la línea de base y el trance se examinaron en ANOVA de 2 factores con medidas repetidas en el sitio del electrodo (Fz, Cz, Pz) y la condición (línea de base, trance). Se realizó un ANOVA de 2 factores por separado para cada banda de frecuencia examinada.

Se observó que la densidad de potencia logarítmica media marginal en la banda beta II de 30-50 Hz era mayor en trance (0,13) que durante la línea de base (0,04), F (1/6) = 17,57, p = 0,006. También se observó una tendencia para que la beta II aumente de la parte posterior a la anterior del cuero cabelludo, F (2/12) = 3.26, p = .114, e = .5655, con una densidad de potencia logarítmica media marginal de 0.22, 0.08 y -0.04, en Fz, Cz y Pz, respectivamente^ 7. La condición por interacción cuero cabelludo-sitio no fue significativa, F (2/12) = 0.33, p = .724, e = .5528.

La densidad de potencia logarítmica media marginal en la banda beta I de 14-30 Hz no fue diferente entre las condiciones de trance (0,70) y de línea de base (0,69), F (1/6) = 0,09, p = .780. Ni el efecto principal del sitio del cuero cabelludo, F (1/6) = 0.37, p = .699, e = .9598, ni la condición por la interacción del cuero cabelludo-sitio, F (2/12) = 0.98, p = .404, e = .636 1, fueron significativas para beta I.


Efectos del trance sobre la actividad alfa y theta


Se evaluó la densidad de potencia logarítmica en las bandas alfa y theta para los 13 sujetos en los sitios del cuero cabelludo occipital (01 y 02) en ANOVA de 2 factores separados. Fue posible incluir a todos los sujetos ya que es probable que la infiltración de EMG en estas regiones inferiores del espectro de frecuencias sea mínima y, por lo tanto, se consideró innecesario controlar los niveles de EMG. Para los análisis de la actividad alfa y theta, se promedió la densidad de potencia de ephocs individuales, dentro de cada sujeto y sitio del cuero cabelludo, antes de la transformación logarítmica.

Un ANOVA sobre densidad de potencia log alfa, para los 13 sujetos y 2 sitios del cuero cabelludo occipital, indicó diferencias no significativas entre la línea de base y el trance, F (1/12) = 0.26, p = .621. El efecto principal del sitio del cuero cabelludo y la condición por la interacción del sitio del cuero cabelludo tampoco fueron significativos. Un ANOVA separado sobre el poder log theta sobre 13 sujetos y 2 sitios del cuero cabelludo occipital tampoco mostró diferencias entre la línea de base y el trance, F (1/12) = 0.56, p = .470. El efecto principal del sitio del cuero cabelludo y la condición por la interacción del sitio del cuero cabelludo tampoco fueron significativos en la densidad de potencia log theta.


Efecto del trance sobre la frecuencia alfa dominante


También examinamos nuestros datos para los cambios de línea de base en trance en la frecuencia alfa dominante, que se encontraron en los estados hiperactivos informados por Das y Gastaut (1957) y Surwillo y Hobson (1978). Seis de los siete sujetos analizados anteriormente para beta I y II tenían trenes alfa bien desarrollados en la línea de base y en trance. Sus datos del sitio occipital izquierdo (01) se filtraron en paso bajo a 14 Hz y la frecuencia alfa media en la línea de base y en trance para cada sujeto se determinó con un software de procesamiento de señales.

Para los seis sujetos analizados, la frecuencia alfa dominante aumentó en frecuencia desde la línea de base hasta el trance. La frecuencia alfa inicial media fue de 10,06 Hz (rango, 9,36 Hz - 10,85 Hz) y la frecuencia de trance media fue de 10,67 Hz (rango, 9,70 Hz - 11,90 Hz); (Prueba t de muestra emparejada, t = 3.47, gl = 5, p = .018, de dos colas).



Referencias


Bagchi, BKY Wenger, MA (1957). Correlaciones electrofisiológicas de algunos ejercicios de yogui. Electroencefalografía y neurofisiología clínica,Suplemento No. 7, 132. Banquete, JP (1973). Análisis espectral del EEG en meditación. Electroencefalografía y Neurofisiología clínica,35, 143. Bateson, G. Y Meade, M. (Directores). (1952). Trance y danza en Bali [Película]. Nueva York: Nueva Universidad de York. Benson, H., Malhotra, MS, Goldman, RF, Jacobs, GD y Hopkins, PJ (1990). Tres casos informes de los cambios metabólicos y electroencefalográficos durante la meditación budista avanzada técnicas. Medicina del comportamiento, 90. Bird, BL, Newton, FA, Sheer, DE y Ford, MA (1978). Entrenamiento de biorretroalimentación de 40 Hz EEG en humanos. Biorretroalimentación y autorregulación, 3, 1. Das, NN, Y Gastaut, H. (1957). Variations de l'activitk Clectrique du cerveau, du coeur et des músculos squelettiques au cours de la mkditation et de l'extase yogique. Electroencefalografía y neurofisiología clínica, Suplemento No. 6, 21 1. Davidson, RJ (1 988). Medidas EEG de asimetría cerebral: cuestiones conceptuales y metodológicas. Revista Internacional de Neurociencia, 39,7 1. Davis, PA (1940). Evaluación de los electroencefalogramas de pacientes esquizofrénicos. americano Revista de psiquiatría,96,85 1. Deren, M. (1953). Jinetes divinos. Londres: MacPherson. Don, NS (1994). Mapas topográficos del cerebro del abducido, Sueli. En A. Pritchard, DE Pritchard, JE Mack, P. Kasey, C. Yapp (Eds.), Alien Discussions: Proceedings of the Abduction Conferencia de estudio. Cambridge, MA: North Cambridge Press. Eliade, M. (1958). Yoga: inmortalidad y libertad. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press. Eliade, M. (1964). Chamanismo: Técnicas arcaicas del éxtasis. Princeton, Nueva Jersey: Universidad de Princeton Prensa. Fenwick, P. (1983). Algunos aspectos de la fisiología de la experiencia mística. En J. Nicholson y B. Foss (Eds.), Psychological Survey, No. 4. Londres: Sociedad Británica de Psicología. Fenwick, P., Galliano, S., Coate, MA, Rippere, V. y Brown, D. (1985). "Sensibilidad psíquica", experiencia mística, traumatismo craneoencefálico y patología cerebral. Revista Británica de Psicología Médica, 58,35. Fischer, R. (1971). Una cartografía de los estados de éxtasis y meditación. Science, 174,4012, 897. Gattaz, WF, Mayer, S., Ziegler, P., Platz, M. y Gasser, T. (1992). Hipofrontalidad topográfica EEG en esquizofrenia. Archivos europeos de psiquiatría y neurociencia clínica, 241, 328. George, L. (1995). Realidades alternativas. Nueva York: Facts on File, Inc. Gray, CM y Singer, W. (1989). Oscilaciones neuronales específicas de estímulo en columnas de orientación de la corteza visual del gato. Actas de la Academia Nacional de Ciencias, 90, 1698. Itil, TM (1977). Hallazgos EEG cualitativos y cuantitativos en la esquizofrenia. Boletín de esquizofrenia, 3,6 l. Itil, TM, Saletu, B. y Davis, S. (1972). Hallazgos de EEG en esquizofrénicos crónicos basados ​​en digital análisis de período informático y espectros de potencia analógicos. Psiquiatría biológica, 8,32 1. Jevning, R., Wallace, RK y Beidebach, M. (1992). La fisiología de la meditación: una revisión. Una respuesta integrada hipometabólica despierta. Reseñas de neurociencia y bioconducta, 16, 415. Jorgensen, JG (1972). La religión de Sundance. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago. Kinomura, S., Larsson, J., GulyBs, ​​B. y Roland, P. (1996). Activación por atención del formación reticular humana y núcleos intralaminares talámicos. Ciencia, 271,5 12. Kugler, JE (1982). Meditación y electroencefalograma. Electroencefalografía y Neurofisiología clínica,Suplemento No. 35,39 1. LlinBs, R. y Pare, D. (1991). De ensueño y vigilia. Neurociencia, 44,3,521. Llinas, R. y Ribary, U. (1992). En E. Basar y T. Buttlock (Eds.), Induced Rhythms in the Cerebro. Boston: Birkhause. LlinBs, R. y Ribary, U. (1993). La oscilación coherente de 40 Hz caracteriza el estado de sueño en los seres humanos. Actas de la Academia Nacional de Ciencias,90,2078. Mack, J. E. (1994a). Secuestro: Encuentros humanos con extraterrestres. Nueva York: Scribners. Mack, JE (1994b). Por qué el fenómeno de la abducción no puede explicarse psiquiátricamente. En un. Pritchard, DE Pritchard, JE Mack, P. Kasey, C. Yapp (Eds.), Alien Discussions: Proceedings de la Conferencia de Estudio de Abducción. Cambridge, MA: North Cambridge Press. Morstyn, R., Duffy, FH y McCarley, RW (1983). Topografía alterada del contenido espectral del EEG en la esquizofrenia. Electroencefalografía y neurofisiología clínica, 27 1. Moura, G. (1994a). Fenómenos de abducción en Brasil. En A. Pritchard, DE Pritchard, JE Mack, P. Kasey, C. Yapp (Eds.), Alien Discussions: Proceedings of the Abduction Study Conference. Cambridge, MA: North Cambridge Press. Moura, G. (1994b). Un enfoque transpersonal de la terapia de abducción. En A. Pritchard, DE Pritchard, JE Mack, P. Kasey, C. Yapp (Eds.), Alien Discussions: Proceedings of the Abduction Conferencia de estudio. Cambridge, MA: North Cambridge Press. Moura, G. (1996). Transformadores de Conscigncia: OVNI- Contacto Alienigena. Segunda edicion. Río de Janeiro: Record (Era Nova). Primera edición 1992, Editora Atheneu Cultura. Niedermeyer, E.Y Lopes da Silva, F. (1993). Electroencefalografía. Baltimore: WilliamsY Wilkins. Persinger, MA (1989a). Incrementos en la actividad geomagnética y ocurrencia de duelo. alucinaciones: ¿evidencia de microconvulsiones mediadas por melatina en el lóbulo temporal? Neurociencia Letras,88,27 1. Persinger, MA (1989b). Fenómenos psi y actividad del lóbulo temporal: el factor geomagnético. Investigar en Parapsicología 1988, 12 1. Pritchard, A., Pritchard, DE, Mack, JE, Kasey, P. y Yapp, C. (Eds.) (1994). Discusiones alienígenas: Actas de la Conferencia de estudios sobre abducción en el MIT.Cambridge, MA: Norte de Cambridge Prensa. Rauch, SL, van der Kolk, BA, Fisler, RE y Alpert, NM (1996). Una provocación de síntoma estudio del trastorno de estrés postraumático mediante tomografía por emisión de positrones y guiones imágenes. Archivos de Psiquiatría General, 53,5,380. Anillo, K. (1992). El Proyecto Omega: Experiencias Cercanas a la Muerte, Encuentros OVNIs y Mente en Grande. Nueva York: William Morrow. Rossi, EL Y Cheek, DB (1988). Terapia de cuerpo y mente. Nueva York: WW Norton.

Fuente