Una explicación más parsimoniosa sobre la Abducción

Caroline C. McLeod, Barbara Corbisier y John E. Mack

Programa de Investigación de Experiencias Extraordinarias (PEER) Centro de Psicología y Cambio Social The Cambridge Hospital



Una explicación más parsimoniosa sobre la Abducción Caroline C. McLeod, Barbara Corbisier y John E. Mack Programa de Investigación de Experiencias Extraordinarias (PEER) Centro de Psicología y Cambio Social The Cambridge Hospital Newman y Baumeister han escrito un artículo objetivo bien investigado y cuidadosamente considerado sobre un tema, la experiencia de la abducción extraterrestre, que hasta ahora ha sufrido una falta de atención científica seria. Sin embargo, su discusión sobre el tema está sesgada debido a la falta de información clínica de primera mano y a los prejuicios culturales a los que todos somos vulnerables. Su búsqueda de la "explicación más parsimoniosa", dado que no "creen" en la abducción extraterrestre, no tiene en cuenta la información que nos lleva a la explicación más parsimoniosa de todas: que el fenómeno de la abducción podría no ser reducible a procesos psicológicos con los que ahora estamos familiarizados y que no tenemos suficiente información para formular respuestas definitivas en este momento. Debido a la naturaleza extraordinaria de los informes de abducción, Newman y Baumeister, como la mayoría de la comunidad científica, se han sentido obligados a declarar su creencia en la irrealidad del fenómeno antes de haber realizado un estudio cuidadoso y de primera mano de estas experiencias, cuya fuente, sostenemos, sigue siendo muy cuestionada. La incredulidad en la validez del contenido de las experiencias de abducción es comprensible dado que el contenido desafía las creencias fundamentales compartidas en nuestra cultura. Sin embargo, en interés de la ciencia, las experiencias de abducción deben ser una cuestión de investigación más que de creencia. Al optar por discutir el fenómeno en términos de certezas, en lugar de en términos de preguntas, claramente hacemos un flaco favor a los individuos que están teniendo estas experiencias extraordinarias, así como al proceso de la ciencia. Se han sentido obligados a declarar su creencia en la no realidad del fenómeno antes de haber realizado un estudio cuidadoso y de primera mano de estas experiencias, cuya fuente, sostenemos, sigue siendo muy cuestionada. La incredulidad en la validez del contenido de las experiencias de abducción es comprensible dado que el contenido desafía las creencias fundamentales compartidas en nuestra cultura. Sin embargo, en interés de la ciencia, las experiencias de abducción deben ser una cuestión de investigación más que de creencia.


Presentamos evidencia de que las experiencias de abducción no pueden explicarse fácilmente mediante constructos como la elaboración hipnótica, el masoquismo y la propensión a la fantasía. Los relatos de abducción no pueden explicarse como elaboración hipnótica porque aproximadamente el 30% de estos relatos se obtienen sin hipnosis. A diferencia de los masoquistas, la gran mayoría de las personas que informan sobre experiencias de abducción no buscan volver a experimentarlas, y las experiencias de abducción interfieren con la excitación sexual en lugar de facilitarla. Finalmente, hay evidencia de que los individuos que reportan experiencias de abducción no son más hipnotizables o propensos a la fantasía que la población en general.­­­­­­­


Como miembros de una cultura que define la realidad de una manera muy estructurada, los científicos están motivados para adoptar una simplificación de datos anómalos como experiencias de abducción. Esto minimiza nuestra propia disonancia cognitiva y nos permite a todos descartar este fenómeno antes de que nos veamos obligados a examinar más de cerca los datos involucrados. Si no fuera por el contacto clínico con individuos que exigen de nosotros compasión y una evaluación cuidadosa, los autores de este artículo también encontrarían conveniente descartar el fenómeno.


Por lo tanto, antes de abordar directamente los argumentos sobre la propensión a la fantasía, la fantasía masoquista y la elaboración hipnótica, primero nos proponemos nombrar algunos de los sesgos y prejuicios de la cultura que todos nosotros, como científicos, debemos enfrentar al comenzar a hacernos preguntas sobre esto. Fenómeno inusual. En segundo lugar, proponemos definir el fenómeno de la abducción extraterrestre en términos de sus características más que en términos de su supuesta fuente, que se desconoce. En tercer lugar, presentamos elementos de la experiencia humana subjetiva que apoyan la noción de que ha ocurrido algún tipo de evento traumático extraordinario. En la sección final, discutimos la diferenciación de estas experiencias traumáticas de la fantasía masoquista, la propensión a la fantasía y la elaboración hipnótica.­­­


Experiencias de abducción y sesgos culturales

El contenido del fenómeno de la abducción desafía el conocimiento social compartido y, por lo tanto, es difícil de observar. Westrum (1982) señaló que, si una persona percibe un fenómeno que la sociedad de la persona considera imposible, entonces la inverosimilitud socialmente determinada de la observación hará que el observador dude de sus propias percepciones, lo que llevará a la negación o identificación errónea del evento. Como ejemplo, Westrum citó que durante mucho tiempo se negó que el maltrato infantil fuera algo más que un problema mínimo. Temiendo la condena y el ridículo, y motivados por el deseo de creer en un mito socialmente santificado de que ningún padre dañaría seriamente a su hijo, los médicos diagnosticaron erróneamente lesiones que ahora serían reconocidas como resultado de palizas.­


De manera similar, los elementos del fenómeno de la abducción desafían principios muy básicos en los que se basa la civilización occidental, principios que nosotros, como científicos occidentales, estamos personalmente comprometidos en defender. Tanto el contenido de las experiencias de abducción como la forma que adoptan los datos de la abducción son un desafío para nuestra cosmovisión científica actual y podrían llevarnos a descartar datos que tengan mérito de investigación.­­


Desafío a nuestro sentido de predominio en el universo


El contenido de las historias de secuestro es indignante. Desafía nuestro sentido de la realidad y nuestro lugar en el universo. ¿Podrían existir seres tan extraños y tan tecnológicamente superiores a nosotros que sus acciones no puedan ser descritas por nuestra comprensión actual de la realidad? Si tales seres no humanos, tecnológicamente avanzados, existieran, ¿Cómo sabríamos si pueden o no pueden atravesar paredes? Sin un marco de referencia, ¿Quiénes somos para decidir qué tipo de evidencia física deben dejar? ¿Cómo entender las motivaciones y predecir las acciones de lo ajeno? Si hay seres que son tecnológicamente superiores a nosotros, según las reglas de nuestra cultura, ¿no están más evolucionados que nosotros? ¿Podríamos jugar un papel menos central en el cosmos de lo que queremos creer? Con estas preguntas, revisamos el papel de los niños que se maravillan ante un universo más complejo y sofisticado que apenas podemos empezar a comprender. Una consideración seria del contenido de los informes de abducción nos destrona de nuestra posición de dominio y predominio en el universo.­­


Desafío a nuestro sentido de la seguridad


Los informes de abducción amenazan nuestro sentido personal de seguridad. Las personas que informan de abducción relatan experiencias de haber sido tratados como tratamos a los animales, por seres con una tecnología muy superior cuyos motivos se desconocen. ¿Qué motivación podría tener cualquiera de nosotros para "creer" en seres ante los cuales somos tan indefensos como los animales, sabiendo que nosotros mismos hemos cultivado, controlado, manipulado, comido y experimentado con animales durante generaciones? La tecnología superior ha servido durante mucho tiempo como excusa para exterminar culturas menos avanzadas tecnológicamente y para cazar animales hasta la extinción. ¿Y si este mismo razonamiento pudiera usarse para exterminarnos o explotarnos? Los informes de abducción nos ponen cara a cara con nuestros peores comportamientos y temores humanos.­­­­­­­


Desafío al pensamiento dualista


El contenido mismo de las historias de abducidos está tan fuera del ámbito de la realidad socialmente compartida que parece "una locura". Pero, para hacer la situación más compleja, la evidencia en el campo de la investigación sobre abducciones no arroja respuestas rápidas o fáciles. Los informes de abducción consisten en sutilezas que podrían no resolverse fácil o rápidamente en la dualidad de la realidad frente a la no realidad. Puede que esta no sea una posición popular para tomar dentro de los sectores de la comunidad de objetos voladores no identificados (OVNI), pero refleja los datos que hemos encontrado. La investigación de las experiencias de abducción es compleja por dos razones principales.


Primero, las características asociadas con el fenómeno de la abducción en sí son desconcertantes. Por ejemplo, algunas experiencias de abducción parecen ocurrir mucho en el mundo físico; un individuo claramente parece estar desaparecido, según lo informado por observadores externos. En otros casos, las experiencias relacionadas parecen más experiencias extracorporales o incluso encuentros con formas extrañas de luz, sonido, vibración u otras energías capaces de crear fuertes sensaciones táctiles pero sin que ocurra nada que pueda llamarse abducción en cualquier sentido literal. El fenómeno parece operar de formas sutiles, esquivas e incluso extrañas. Hemos llegado a la opinión, después de años de participación en este trabajo, que la sutileza es intrínseca al fenómeno y debe aceptarse si queremos comprender sus misterios.­


En segundo lugar, la forma que adoptan las pruebas de las experiencias de abducción (informe subjetivo) también es compleja. Existen considerables datos psicológicos sobre elementos distorsionadores como el mito cultural, la hipnotizabilidad, la disonancia cognitiva, la sugestión posterior al evento, la elaboración motivada y la presión social. Frente a estos factores, una evaluación exhaustiva de un informe de abducción sólo puede realizarse mediante el examen del contexto de la experiencia en la vida de un individuo y la cultura en la que se informa. Tal evaluación requiere sensibilidad clínica a toda la vida de la persona. Este proceso no se puede reducir a una sola declaración.­­­­


Las complejidades involucradas en el estudio de la abducción entran en conflicto con un deseo humano básico de explicaciones simples. La mayor parte de la información sobre el fenómeno de la abducción ha sido difundida por la prensa popular, que no está educada en complejidades psicológicas ni motivada para presentar sutilezas. La prensa tiende a sensacionalizar y polarizar los temas para ganar lectores.­­


Esto tiene ramificaciones reales para el estudio del fenómeno de la abducción. Debido a que la mayor parte de la información difundida sobre el fenómeno de la abducción está polarizada y sensacionalista, pocos científicos serios están interesados ​​en seguirla. Las personas educadas en ciencias sociales son conscientes de que la información que se presenta no prueba la existencia de extraterrestres, como se haría creer al público. Aquellos científicos que estén interesados ​​en investigar la abducción extraterrestre tienen cuidado de informar que no creen en la realidad de los informes. Esta es una prudente precaución para mantener una carrera, porque la financiación, las subvenciones y la permanencia universitaria dependen de la capacidad del científico para mantener una identidad vinculada a los principios de la ciencia convencional.­­­­

Sin embargo, cuando se investiga a un sujeto, no parece prudente decidir el resultado de la investigación antes de recopilar datos, porque se pueden pasar por alto pruebas cruciales en el deseo de ajustar los datos a un conjunto confirmatorio. Además, en el caso de estudiar la abducción extraterrestre, es poco probable que un científico con tal postura pueda reclutar sujetos dispuestos y cuerdos; ¿Qué persona en su sano juicio, habiendo tenido una experiencia extraordinaria y aterradora, buscaría la ayuda de una persona que ha decidido a priori que la experiencia es irreal?­­.


El estudio del fenómeno de la abducción también revela una dicotomía entre los psicólogos investigadores y los psicoterapeutas clínicos, dos subgrupos de una disciplina compartida que sostienen dos visiones del mundo diferentes. Los psicólogos investigadores tienden a estudiar y evaluar los eventos psicológicos separados de la persona que los informa. Los médicos evalúan los eventos psicológicos dentro del contexto de la persona que está hablando. Esta dicotomía es más evidente en el clima actual en el que los psicoterapeutas se encuentran bajo el punto de mira por creer historias de abuso sexual. Algunos investigadores con experiencia en experimentos de laboratorio sobre las influencias sociales en la memoria afirman que una gran proporción de estas historias son ejemplos de "recuerdos falsos" implantados por terapeutas (Loftus & Ketcham, 1994). Pero los médicos que creen en las imágenes y los sentimientos de abuso de sus pacientes lo hacen porque la huella de este abuso es visible en otras áreas de la vida de los pacientes. La “memoria” está conectada a una red de comportamientos y creencias que actualmente están activas y dañan la vida del paciente (Terr, 1994). En psicología clínica, la realidad de lo sucedido es menos importante que toda la constelación de comportamientos asociados con el abuso. En la psicología de investigación, se enfatizan las respuestas absolutas, separadas del contexto de la persona individual. la realidad de lo que sucedió es menos importante que toda la constelación de comportamientos asociados con el abuso.


Desde la visión truncada del psicólogo investigador, la experiencia de la abducción no merece ser estudiada. El contenido es "loco" porque se desvía significativamente de nuestra comprensión de la realidad compartida, la definición común de locura. Desde el punto de vista del investigador clínico, el contenido del material de abducción es interesante debido a su papel en la historia de vida de una persona. La investigación equilibrada de las experiencias de abducción requerirá que la experiencia clínica en la evaluación del informe subjetivo individual sea moderada e informada por la experiencia de los investigadores que estudian la memoria y los procesos de la memoria en muchos individuos diferentes.

Por lo tanto, el proceso de estudiar la abducción extraterrestre es muy controvertido porque choca con varios fenómenos sociales, incluido (a) nuestro sentido de nuestra posición dominante en una cosmovisión materialista y jerárquica, (b) nuestro sentido de seguridad personal, (c) nuestra tendencia a preferir respuestas simplistas de blanco o negro, (d) nuestros deseos de un sustento seguro y una buena reputación profesional como científicos serios, y e) una división en la disciplina de la psicología misma.­­


Definición de experiencia de abducción


El proceso de la ciencia a menudo choca con verdades socialmente aceptadas. Por ejemplo, hace 80 años, basándose en las observaciones de consistencias en las costas de los continentes y el registro fósil, Alfred Wegener propuso que, en algún momento, los continentes de la Tierra estaban unidos en una masa de tierra que llamó Pangea. Su teoría fue rechazada casi por unanimidad porque se pensaba que la Tierra era rígida y porque no podía explicar cómo los continentes estaban dispersos desde sus posiciones originales. Respaldada por posteriores hallazgos inesperados en geología marina, paleomagnetismo, geofísica y sismología, la propuesta de Wegener se subsume en una teoría de la tectónica de placas, ahora la visión aceptada de la Tierra que explica una amplia gama de fenómenos observables (Uyeda, 1971). La teoría de Wegener no tenía sentido en términos de lo que se pensaba que era cierto en el mundo de su tiempo.­


Parece claro que las experiencias de abducción no tienen sentido en términos de cómo pensamos sobre el mundo en este momento de la historia. La descripción de Newman y Baumeister de las experiencias de abducción está repleta de comentarios que denuncian los aspectos ilógicos, irracionales e irracionales de los fenómenos de abducción. Newman y Baumeister argumentan que, debido a que estos aspectos no pueden ser ciertos en el mundo físico tal como lo conocemos, las experiencias deben ser una fantasía. Sin embargo, al definir el fenómeno de la abducción en términos de su imposibilidad, no podemos observar su fuerte coherencia, así como las variaciones en los informes que sí existen, consistentes con las interpretaciones individuales de los eventos percibidos. Por ejemplo, muchas personas que informan sobre esta experiencia no concluyen que los extraterrestres sean del "espacio exterior". Inicialmente, muchas de estas personas no describen haber sido llevadas a un "platillo volante" u OVNI, sino que describen una habitación o recinto extraño. Algunas personas, en última instancia, no sienten que las experiencias de abducción sean dañinas. De hecho, algunas personas incluso se niegan a llamar extraños a los seres no humanos que experimentan.­­­­­­­


Como menciona Westrum (1982), es inviable observar un evento que se define como una imposibilidad. En un esfuerzo por mejorar nuestra capacidad para observar este fenómeno, Rodeghier (1994b) y Mack (1995) delinearon los elementos más consistentes y relevantes de la experiencia de la abducción de la siguiente manera. Una experiencia de abducción incluye los siguientes elementos:­­


1. Ser llevado contra la voluntad de uno a un entorno desconocido por un ser descrito como tecnológicamente superior y no humano.­


2. Estar sometido a procedimientos médicos intrusivos.


3. Expresar la emoción apropiada en relación con esta experiencia.


Proponemos aplazar las decisiones sobre el origen de estas experiencias hasta que se hayan realizado observaciones más completas. Debido a que no estamos seguros de lo que les está ocurriendo exactamente a las personas que informan sobre la abducción extraterrestre, los llamamos experimentadores de abducción o experimentadores. Esta población debe diferenciarse de los contactados, que informan del contacto con extraterrestres y que a menudo se sienten más positivos y al mando que los experimentadores. Las experiencias anómalas de los contactados suelen ser más egosintónicas y, por lo tanto, pueden representar una experiencia completamente diferente o una estructura defensiva diferente por parte del informante.


Los seres


Un ser no humano tecnológicamente superior se define como una entidad que parece inteligente y que aparentemente hace uso de tecnologías que actualmente no están disponibles para nosotros. Los informes de abducción incluyen constantemente elementos que parecen absurdos: moverse a través de paredes, levitación, la capacidad de "congelar" a una persona en la inmovilidad y la comunicación mental. De hecho, contrariamente a las implicaciones de Newman y Baumeister, estos aspectos poco probables son características definitorias de la experiencia. Los experimentadores tienden a explicar estas anomalías como resultado de una tecnología superior.


Los experimentadores también describen el contacto con al menos un ser que se identifica como no humano, aunque generalmente humanoide. En todos los países y culturas, y en niños de tan solo 3 años de edad, estos seres se describen más comúnmente como bajos, grises, con grandes ojos negros y desprovistos de características individuales. Contrariamente a las afirmaciones de Newman y Baumeister, el fenómeno, cualquiera que sea su origen, no parece estar limitado a las culturas occidentales. Por ejemplo, Credo Mutwa, un sangoma o chamán zulú, habló recientemente de sus encuentros de toda la vida con las mantinda, o “monos estrella” (C. Mutwa, comunicación personal, noviembre de 1994). El trasfondo social y cultural del Sr. Mutwa es muy diferente al de la mayoría de los occidentales, ya que tiene una educación de sexto grado y un acceso limitado a la prensa occidental. Sin embargo, su descripción tanto de los seres como de sus actividades, así como sus reacciones a sus experiencias, fueron sorprendentemente similares a los relatos de los experimentadores en los Estados Unidos. Los informes de Brasil, Chile y otros países tienen todas las mismas y sorprendentes similitudes, de personas que nunca se han enterado unos de otros ni del fenómeno de las abducciones. Se necesita más investigación intercultural para aclarar cómo los mitos culturales, las presiones sociales y la proximidad a los recursos de investigación afectan los informes del fenómeno.­


Falta de control


Los experimentadores inicialmente no disfrutan del contacto con estos seres, y muchas personas informan que toman precauciones extraordinarias para evitar una experiencia de abducción. Los experimentadores informan que luchan conscientemente contra una sensación de parálisis física que les impide correr o defenderse de los seres. Esta experiencia de parálisis no suele estar asociada con el sueño, según los informes que hemos escuchado. Las luchas continuas para obtener el control de la situación generalmente no tienen éxito. Para evitar más experiencias, las personas evitan estar solas o evitan los lugares asociados con la experiencia. A menudo informan que duermen con todas las luces encendidas o que intentan dormir solo durante el día. Estas precauciones suelen ser ineficaces y muchas personas que experimentan una abducción informan haber sido tomadas en contra de su voluntad más de una vez.


Procedimientos biológicos


Los procedimientos que parecen involucrar investigación biológica son el foco de la mayoría de las experiencias de abducción. Los procedimientos se completan rutinariamente en una especie de mesa, con una luz brillante en el techo. Suelen enfocarse en la región pélvica, particularmente el sistema reproductivo, y la cabeza, particularmente las cavidades sinusales. Estar paralizado en una especie de mesa de examen es un aspecto definitorio de estas experiencias. De acuerdo con los órganos reproductivos involucrados, las mujeres tienden a informar que tienen las piernas abiertas; los hombres no. Una comparación de estos procedimientos biológicos con la práctica médica (humana) actual revela diferencias significativas consistentes, lo que contradice la noción de que estos informes se originan en la experiencia o el conocimiento médico pasado de un experimentador (Miller, 1994). Luces, hologramas, y se informa que las imágenes mentales también desempeñan un papel en los procedimientos psicológicos invasivos. En nuestra investigación, contrariamente a la creencia popular, la estimulación sexual y las imágenes no son elementos centrales que definen las experiencias de abducción.­­­­­­


Afectar


Los relatos de estas experiencias extraordinarias van acompañados de miedo, incredulidad y una cosmovisión destrozada; No es raro que un experimentador prefiera ser diagnosticado con una enfermedad mental en lugar de creer que la experiencia sucedió en un sentido físico. Por lo tanto, el efecto observado es apropiado para tal experiencia intrusiva, aterradora y amenazante, cualquiera que sea su origen.



Evidencia física


Algunas de las pruebas más contundentes de la coherencia del fenómeno de la abducción es la notable consistencia de los relatos de la abducción, discutidos extensamente por Carpenter (1993), Hopkins (1987) y Jacobs (1992). Hay varias formas de evidencia física circunstancial que acompañan al fenómeno de la abducción, incluidos cortes, cicatrices, marcas de depresiones, erupciones e implantes consistentes con la narración de la abducción (Mack, 1995). Se han observado similitudes en los tipos, formas y ubicaciones de las marcas (Jacobs, 1992). Se ha informado de evidencia corroborativa, en forma de avistamientos de ovnis independientes correspondientes al momento de una experiencia de secuestro reportada. La ausencia de los experimentadores en los lugares previstos en el momento del presunto secuestro se ha verificado de forma independiente en unos pocos casos (Mack, 1995). Sin embargo, no hay evidencia de "prueba irrefutable" que pruebe de manera concluyente la existencia de extraterrestres. Pero, ¿es esta la mejor evidencia que se puede buscar?­­.


Al centrar la atención en obtener pruebas físicas del contacto con extraterrestres, es posible que se estén pasando por alto pruebas sustanciales. Un enfoque en la evidencia física presupone la existencia física externa de extraterrestres que actúan y piensan como humanos y cuya tecnología es limitada de la misma manera que la nuestra. ¿Son estas presuposiciones útiles? ¿Son los científicos de hoy similares a los médicos del siglo XIX que ridiculizaban la noción de gérmenes y que estaban ciegos a la observación de que los pacientes se enfermaban por enfermedades transmitidas de un paciente a otro por los propios médicos?­­.


Quizás sea el momento de prestar atención a la gran cantidad de personas que informan sobre experiencias de secuestro. Más de 3,000 personas se han puesto en contacto con el Dr. Mack y el Programa de Investigación de Experiencias Extraordinarias (PEER) en busca de ayuda y para brindar información sobre el fenómeno. Aunque los datos de la encuesta de Roper aún no se han validado en términos de la experiencia de la abducción, parece claro que un gran número de estadounidenses informa de fenómenos anómalos de conciencia que constituyen un territorio inexplorado para la ciencia. Frente a tales datos, es trabajo de los científicos observar y hacer preguntas sobre estas anomalías en lugar de llegar a conclusiones basadas en categorías inadecuadas de conocimiento. En el caso de la abducción extraterrestre, los datos nos devuelven a preguntas sobre los experimentadores, sus motivaciones, y el lugar de la experiencia en sus vidas. En resumen, nos vemos obligados a examinar la experiencia subjetiva para comprender el fenómeno de la abducción.­­­­


Experiencia subjetiva


Un estudio responsable y global del fenómeno de la abducción requiere el desarrollo y la aplicación de una ciencia de la experiencia subjetiva, como la descrita por Stolorow (1992). Dado que los informes personales son la principal fuente de conocimiento de los secuestros, los investigadores deben ser rigurosos al evaluar la autenticidad, la intensidad afectiva y la coherencia al comparar los relatos de los secuestros entre sí. Además, la motivación, el escepticismo, la credibilidad y la sinceridad del reportero deben determinarse en relación con su experiencia. Este tipo de evaluación de los relatos subjetivos sin corroborar la evidencia física es el principal dato del psicoanálisis y la psiquiatría psicodinámica. Una formulación psicodinámica correcta explica los recuerdos pasados ​​y los comportamientos actuales y predice los comportamientos futuros de las personas involucradas.

En este contexto, discutimos algunas de nuestras observaciones sobre la muestra de experimentadores con quienes hemos trabajado. En este caso, estamos hablando de una muestra de experimentadores que han sido evaluados para psicopatología mayor y que probablemente estén formados por los miembros más proactivos y seguros de sí mismos de esta población, porque es poco probable que los experimentadores que son menos seguros de sí mismos se presenten por el clima social hostil existente.


Aspectos sociales relacionados con la denuncia de la sustracción por extraterrestres


Examinemos primero los aspectos sociales a los que se enfrenta una persona que ha tenido una experiencia extraordinaria. La gran mayoría de los experimentadores son, comprensiblemente, reacios a presentar sus experiencias. Los experimentadores que revelan sus experiencias enfrentan el ridículo, la pérdida de respeto y estatus social, la pérdida del empleo y un mayor estrés relacional. Además, existe una considerable carga interna de miedo que viene con el reconocimiento de un evento aterrador e incontrolable que tiene todas las posibilidades de repetirse. Los experimentadores que hablan públicamente de sus experiencias renuncian a un importante mecanismo de afrontamiento: la capacidad de vivir como si tal experiencia nunca hubiera ocurrido. En resumen, las consecuencias sociales de presentar una posible experiencia de abducción son considerables; hacer públicas estas experiencias es un acto de verdadero coraje.­­­


¿Qué motivaría a un experimentador a buscar la ayuda de un investigador? Parece que los experimentadores están tratando de dar sentido a alguna experiencia extraordinaria que ocurre fuera de la realidad compartida. Primero, los experimentadores sufren de un aislamiento social extremo con respecto a sus experiencias. Su incapacidad para ser francos sobre su experiencia sin consecuencias sociales negativas tiene un impacto en su capacidad para tener fe en una cosmovisión social compartida. Esto puede ser una fuente profunda de dolor. En segundo lugar, la incapacidad para reflexionar y hablar sobre esta experiencia tan asombrosa desalienta a las personas a evaluar su estado interno. Es probable que estén sujetos a ansiedad e imágenes intrusivas relacionadas con sus experiencias, síntomas que son lo suficientemente perturbadores como para obligar a los experimentadores a buscar explicaciones. El experimentador a veces asocia esta angustia con un vacío en la memoria. Este "tiempo perdido" inexplicable es distinto de la experiencia del tiempo no contabilizado asociado con la absorción de la atención. Para el experimentador con tal laguna en la memoria, la continuidad de la conciencia personal se ve interrumpida y, con ella, una sensación de paz y bienestar. Este tipo de brecha de memoria es consistente con la descrita por los terapeutas que tratan a víctimas de trauma (Davies y Frawley, 1994). Así, los experimentadores buscan hablar de sus experiencias para poder reflexionar sobre ellas y comprenderlas.


Finalmente, al acudir a un investigador, un experimentador está asumiendo un papel activo en una experiencia que, hasta este momento, se ha caracterizado por la impotencia. Los experimentadores quieren que alguien haga algo sobre el fenómeno para darlo a conocer mejor, que se acerque a otros con la experiencia y se asegure de que alguien lo investigue.


Trauma anómalo experimentado


En nuestras conversaciones e interacciones con los experimentadores, encontramos que sus pensamientos y comportamientos se ajustan a un patrón de respuesta a algún tipo de evento traumático que está más allá de la explicación actual de la experiencia humana en nuestra sociedad. Antes de que los experimentadores hayan tenido la oportunidad de hablar sobre sus experiencias, a menudo sufren síntomas similares a los del trastorno de estrés postraumático (TEPT). Los experimentadores muestran una evitación fóbica de los estímulos relacionados con su experiencia, dificultades para dormir, imágenes y afectos intrusivos e hiperactividad autónoma. JP Wilson (1990) bautizó esta reacción traumática a un evento desconocido experimentado de un trauma anómalo. Las personas que denuncian la abducción por extraterrestres evitan la ubicación de la experiencia de la abducción, el sueño, el material escrito y de video relacionado con el fenómeno de la abducción y exámenes de médicos y dentistas que involucran escenarios de examen y luces brillantes. Aunque inicialmente se sintieran atraídos por el material OVNI como una forma de darle sentido a su experiencia, la mayoría de los experimentadores informan que no han podido completar la lectura de tales libros debido a los sentimientos que se suscitaron. Algunos experimentadores informan un menor interés en el sexo debido a sentimientos de impotencia y vulnerabilidad en sus experiencias.­­­


Otros síntomas relacionados con el trastorno de estrés postraumático incluyen pesadillas e incapacidad para dormir.


Los experimentadores informan estar inundados por sentimientos y destellos ocasionales de imágenes relacionadas con la experiencia. A menudo llevan la sensación de un futuro acortado y una sensación de desapego del curso normal de los asuntos humanos. Pueden tener dificultades para concentrarse. Al contar inicialmente su historia, muestran signos de extrema excitación fisiológica y miedo. La exposición a material relacionado puede activar dicha reactividad.


Después de que los experimentadores hablan con un oyente neutral sobre sus experiencias, muchos de los síntomas agudos más angustiantes del TEPT se desvanecen (Carpenter, 1994). En este punto, algunos experimentadores evitan hablar o pensar más sobre la experiencia porque sienten que no hay nada que puedan hacer al respecto. Otros experimentadores parecen pasar a un modo obsesivo de recopilación de información acompañado de urgencia. Estos patrones de comportamiento polarizados de exposición extrema o evitación extrema parecen ser similares a los patrones observados en otras formas de trauma. Por ejemplo, las personas traumatizadas por el abuso sexual temprano a menudo muestran promiscuidad o evitación sexual, mientras que las personas que sufren un trauma de guerra pueden mostrar una preocupación extrema por la búsqueda de emociones fuertes o la evitación de cualquier tipo de riesgo (Herman, 1992; van der Kolk, 1987). Los experimentadores en modo obsesivo de recopilación de información nos dicen que están tratando de encontrar algún tipo de control sobre su experiencia aprendiendo todo lo que puedan sobre ella. Buscan activamente el apoyo de aquellos en quienes sienten que pueden confiar. Luchan por encontrar una manera de sentirse seguros, y lo hacen hablando con otros experimentadores que han encontrado algo de paz. Sienten la necesidad de dar sentido a lo que ha sucedido, y la anticipación del trauma de las experiencias futuras trae consigo una sensación de urgencia, ansiedad y sufrimiento único. Es por esta motivación que vemos a los experimentadores congregarse unos con otros. A partir de este sentido de urgencia y ansiedad, muchos experimentadores forjan un sentido de sí mismos y una realidad que trasciende a una cosmovisión materialista.­­­­


La mayoría de los experimentadores que hemos conocido salen de esta etapa para involucrarse o sobre-involucrarse en otras actividades. Como nos dijo una persona;


Realmente no puedo hacer nada con respecto a mis experiencias. ... Ahora comprendo que pueden ser una fuente de crecimiento en lugar de lesivas para mí, pero no puedo concentrarme en ellas porque tengo el resto de mi vida para seguir adelante.


Las experiencias de abducción, aunque inicialmente cambian profundamente la vida, se vuelven periféricas en la vida diaria. La participación en grupos de apoyo e investigación de experimentadores parece tener una segunda prioridad frente a las preocupaciones sobre la crianza de los hijos, la búsqueda de objetivos profesionales y las responsabilidades de la vida diaria. Muchas personas buscan canalizar sus preocupaciones por la destrucción ecológica relacionada con sus experiencias de abducción en acciones sociales concretas, y esta es la razón principal por la que vemos a un pequeño subconjunto de experimentadores moverse hacia la esfera pública con sus experiencias.­­


Si se repite una experiencia de abducción, vemos un retorno a la ansiedad y el miedo extremos, ya que parece nuevamente que el individuo debe trabajar para reconstruir un mundo seguro. La recurrencia de estas experiencias no parece estar relacionada con el estrés de la vida o con problemas psicodinámicos, aunque, claramente, es necesario realizar una investigación más estructurada en esta área.


Fragmentación de la información


La fragmentación de los tipos de información que los experimentadores reciben encaja con una hipótesis de experiencia traumática. Para muchos experimentadores, recuperar información que coloca una realidad alienígena en el contexto de la vida cotidiana es más amenazante que cualquier otra cosa; un fragmento desconcertante de una experiencia a bordo de un barco o una serie extremadamente vívida de imágenes sobre un alienígena parece ser reportado más fácilmente que transiciones tales como entrar en un barco desde un entorno familiar. Este último material vincula la experiencia directamente a la realidad normal del estado de vigilia, y reportarla directamente desafía la adecuación del sentido de realidad de los experimentadores.


Distorsión del material de abducción relacionado con el sesgo del investigador


Dado que la experiencia de la abducción, cualquiera que sea su origen, parece estar fuera de las construcciones sociales mediante las cuales ordenamos y definimos la realidad, parece inevitable que se produzcan algunas distorsiones a medida que un individuo, en conversación con el investigador, le da sentido a la experiencia. Paradójicamente, una postura "objetiva, “escéptica" podría socavar seriamente una investigación completa. Los experimentadores son muy conscientes de que lo que tienen que decir suena loco, y simplemente restringirán la información si sienten que el investigador no puede estar dispuesto a escucharla. Que la actitud de un médico puede limitar el tipo de información recibida de un paciente es de conocimiento común entre los médicos. En nuestra experiencia, el material de abducción no se puede recuperar a menos que el experimentador se sienta apoyado y respetado por el investigador. Por esta razón, Es importante mantener una conexión empática con nuestros informantes manteniendo una actitud crítica hacia el contenido del material recibido. La conexión empática puede ocurrir en ausencia de preguntas dirigidas y otras comunicaciones específicas de expectativas. En estas condiciones, encontramos variaciones en las formas en que las personas dan sentido a sus experiencias, aunque muchos de los elementos básicos de la experiencia siguen siendo consistentes entre los experimentadores.­­­­


No hay cultura de acuerdo


En nuestra experiencia, no hemos visto el desarrollo de un culto o una cultura del acuerdo, quizás porque aceptar la realidad física de una experiencia de abducción significa aceptar la posibilidad de futuras experiencias traumáticas. Por lo tanto, los experimentadores parecen extremadamente ambivalentes acerca de que sus historias sean confirmadas por otros experimentadores. Al principio de su búsqueda por comprender sus experiencias, se sienten aliviados al escuchar que otros están lidiando con los mismos fenómenos. En su búsqueda por comprender, tienen cuidado de diferenciar entre sus propias experiencias y los informes de los medios sobre las experiencias de los demás.­


Sin embargo, después de que los experimentadores han aprendido lo que pueden sobre el fenómeno, observamos que no están ansiosos por escuchar la experiencia de los demás, porque esto parece desencadenar sentimientos de ansiedad asociados con los suyos. En nuestra muestra de aproximadamente 40 experimentadores con los que tenemos contacto continuo, de 3 a 5 años después de informar inicialmente su experiencia, permanecen en contacto distante, dispuestos a apoyar nuestros esfuerzos de investigación, pero sin una inversión continua en su identidad como experimentadores. No vemos un "mayor fervor" para mantener sus creencias. No vemos ninguna congregación que reafirme estas creencias, sino más bien una ambivalencia sobre la reunión. Por lo tanto, a diferencia de los Buscadores mencionados por Newman y Baumeister, los experimentadores no tienen un contacto especial o información especial que les dé poder. En lugar de ello, observamos que esta experiencia común es la base de un club al que nadie parece querer pertenecer. Vemos una disposición a desconcertar las experiencias de abducción y a estar en desacuerdo con los investigadores sobre las interpretaciones del material de abducción. Contrariamente a las creencias de Newman y Baumeister, la desaprobación de un recuerdo de abducción no ocurriría a un alto costo porque la mayoría de las personas no se atreven a hablar libremente sobre sus experiencias. La disonancia cognitiva podría desempeñar un papel en esas pocas situaciones en las que se ha producido una divulgación pública. Sin embargo, la disonancia cognitiva no puede explicar el informe inicial de la experiencia o la mayoría de las experiencias, que se mantienen en secreto. Claramente, se necesita una investigación longitudinal para observar cómo las reacciones de las personas a las experiencias extraordinarias cambian con el tiempo. Además, se fomentaría la precisión del informe al reducir el estigma y la atmósfera de circo de alto perfil asociados con los informes de abducción.


Parálisis del sueño


Las experiencias de abducción se pueden diferenciar de las reacciones traumáticas a la simple parálisis del sueño por varias razones. Primero, una parte de las experiencias de abducción ocurren en el estado de vigilia, durante el día, y estos informes diurnos muestran claras similitudes con los informes que ocurren durante la noche. En segundo lugar, los experimentadores informan detalles similares y procedimientos similares que no se informan en los medios, y estos detalles están presentes en los informes de personas de diferentes culturas y entre muchos niños pequeños. La parálisis del sueño no puede explicar estos detalles comunes. En tercer lugar, los experimentadores muestran reacciones fóbicas similares a los eventos y el material vinculado simbólicamente al material de abducción que no están vinculados solamente al sueño. Cuarto, en los experimentadores, el insomnio, los síntomas de ansiedad y las pesadillas tienden a resolverse con el procesamiento consciente del material de abducción. lo que parecería poco probable si la experiencia traumática no estuviera directamente relacionada con el material. Aunque es posible que los informes de abducción sean el resultado de alguna experiencia de estado alterado, la estructura simbólica común de los informes y sus vínculos con los síntomas de ansiedad requieren una explicación distinta a la parálisis del sueño.­­

Además, la parálisis del sueño y las alucinaciones hipnogógicas de tan larga duración tienden a ser síntomas de narcolepsia, un trastorno neurológico caracterizado por un deseo abrumador de dormir en cualquier momento. Los individuos con narcolepsia también sufren de cataplejía, una pérdida repentina del tono muscular voluntario con plena conciencia, a menudo durante eventos emocionales (Carlson, 1994). Los individuos de nuestra muestra de experimentadores niegan tales síntomas. Aquellos experimentadores que se han sometido a pruebas de electroencefalograma (EEG) en un intento de encontrar una causa neurológica de sus experiencias no informan hallazgos significativos. Por lo tanto, no hay evidencia de que la parálisis del sueño pueda explicar el fenómeno de la abducción.­

Por lo tanto, en nuestros datos, los experimentadores de abducción actúan y se comportan de una manera que es consistente con la exposición a un evento traumático que está fuera de la realidad socialmente compartida. Sus síntomas de ansiedad están vinculados a detalles de sus narrativas. Además, los detalles aparecen en historias de niños de hasta 3 años y en personas que viven en diferentes culturas. Esta coherencia de los detalles entre los informantes no se explica por la exposición a la televisión y al cine. Los intentos de vincular las experiencias de abducción con neurología anormal, como la parálisis del sueño, no han tenido éxito.­


Diferenciando la experiencia traumática de la fantasía

La mayoría de las personas que entrevistan a los experimentadores reconocerán que los experimentadores parecen estar traumatizados por algo. Newman y Baumeister postulan que el evento traumático podría ser en realidad una parálisis del sueño, y el resto de la historia de la abducción es una confabulación construida para satisfacer las necesidades masoquistas del individuo, que tiende a ser propenso a la fantasía y sugestionable. Los datos son incompatibles con la parálisis del sueño y, además, no parece haber una motivación masoquista para que un experimentador cree una historia de abducción de este tipo. Más importante aún, la diferencia fundamental entre los masoquistas y los experimentadores de abducción es que la mayoría de los experimentadores no eligen repetir su experiencia. Además, existe evidencia considerable de que los experimentadores no son propensos a la fantasía ni sugestionables.­­­­­


Fantasía masoquista


Las experiencias de abducción no se ajustan a la rúbrica de la fantasía masoquista. El masoquismo es un síndrome que asocia el placer sexual con al menos uno de los siguientes: recibir dolor; renunciar al control a través de la esclavitud, las reglas, las órdenes u otros medios; y vergüenza o humillación (Baumeister, 1989). La fantasía de la experiencia y la experiencia en sí son deseables y se buscan activamente. La experiencia se desarrolla de acuerdo con roles y símbolos entendidos en nuestra cultura en general, y el curso de acción se ejecuta de acuerdo con los deseos y deseos específicos del masoquista. Los juegos sexuales masoquistas rara vez alcanzan niveles intensos de dolor y se toman precauciones para garantizar que no se produzcan lesiones reales.­­­


La noción de Baumeister de la "deconstrucción" de un autoconcepto demasiado rígido mediante el uso de la fantasía es congruente con las teorías que promueven el uso de la fantasía y la hipnosis como herramientas terapéuticas. La fantasía es útil para uno mismo cuando le permite a una persona expandirse más allá de patrones aprendidos demasiado rígidos y explorar otros nuevos sin exponerse a un afecto abrumador o al fracaso. Por tanto, la fuerza del ego y el dominio activo aumentan con la exposición a un nivel soportable de ansiedad e incontrolabilidad (Brown y Fromm, 1986)


Entendida desde esta perspectiva, la fantasía masoquista permite a los individuos acercarse a sus miedos dentro de limitaciones soportables; Según Newman y Baumeister, "la mayoría de los masoquistas tienen mucho cuidado de evitar lesiones o un peligro genuino, y tienden a preferir dosis de dolor limitadas y cuidadosamente medidas en lugar de dosis extremas". Por tanto, los masoquistas buscan una exposición controlable a lo que más temen: la pérdida de control y la pérdida de la estima. Enfrentados a estas cosas en una situación con límites, roles y expectativas claros, dominan el miedo en una situación que les permite cierto control. Por lo tanto, las fantasías masoquistas podrían permitir a los individuos "deconstruir" aspectos demasiado rígidos del yo.­­­


Las experiencias de abducción no son fantasías masoquistas


Aunque Newman y Baumeister presentan una teoría importante e interesante para el masoquismo, las experiencias de abducción no tienen la misma estructura ni el mismo impacto que las fantasías masoquistas. Inicialmente, la mayoría de los experimentadores no informan ni muestran placer al contar la experiencia, al aparente revivir la experiencia en hipnosis o al anticipar posibles experiencias futuras. Inicialmente, los detalles de la experiencia a menudo se cuentan con extrema desgana, temblores físicos, voz temblorosa y profunda ansiedad. Con excepciones muy raras, la relación sexual forzada es una fuente de profunda angustia. En los hombres, la liberación de la tensión sexual asociada con la recolección de esperma se asocia con sentimientos continuos de impotencia y angustia. Tanto hombres como mujeres informan que las experiencias de abducción interfieren en lugar de facilitar la futura excitación sexual. Años después de la narración inicial de sus historias, muchos experimentadores de nuestra muestra son reacios a hablar de lo sucedido, porque en el recuento está la reestimulación de los sentimientos asociados con la experiencia inicial.­­­­­


Al contrario de una fantasía masoquista, la experiencia de la abducción es una experiencia extrema de impotencia y falta de control. Los seres no actúan de acuerdo con roles o expectativas bien entendidos y, en experiencias iniciales, los individuos informan que sienten que sus propias vidas están en peligro. El terror y el dolor a veces pueden ser bastante severos, a un nivel que produce disociación, una escisión de la conciencia de las sensaciones físicas y las restricciones del mundo físico que son dolorosas y aturdidoras. La experiencia de perder el tiempo generalmente se considera una señal de que el ego ha comprometido su sentido de continuidad, un alto precio que se paga para mantener el material perturbador fuera de la conciencia (Davies y Frawley, 1994). Cuando se les pidió que calificaran el nivel de su disgusto en el momento de su experiencia en una escala de 0 a 10 (0 = no disgustado en absoluto,­ 10 = tan molesto como pudiesen imaginar), los experimentadores calificaron su angustia de 10 a 100 o "fuera de escala".


A diferencia de la fantasía masoquista, el dolor físico no suele ser una preocupación constante dentro de la experiencia de la abducción. Los experimentadores generalmente informan que los seres eliminan el dolor inicial asociado con los procedimientos médicos. Las diferencias de género en el informe de dolor, señaladas por Newman y Baumeister, no son estadísticamente significativas y bien podrían deberse a los roles de género; se sabe que las mujeres están más dispuestas que los hombres a informar sobre la angustia.­­


Newman y Baumeister también encuentran diferencias de género en la "exhibición" de los experimentadores e intentan así vincular la abducción con el masoquismo. Sin embargo, estas diferencias de género también son comunes a los procedimientos médicos conocidos que involucran órganos reproductivos. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener las piernas abiertas durante tales procedimientos, que no necesariamente constituyen actos masoquistas.­­


En resumen, las experiencias de abducción no se ajustan a la fantasía masoquista por varias razones. En primer lugar, los que experimentan una abducción no encuentran placentera la experiencia y, por lo general, no buscan repetir la experiencia. En segundo lugar, a diferencia de la exposición controlada de una fantasía masoquista, la experiencia de la abducción implica una exposición extrema a la impotencia y la falta de control. En tercer lugar, contrariamente al masoquismo, la excitación sexual se ve obstaculizada, no aumentada, por una experiencia de abducción. Los sentimientos de humillación e impotencia que se encuentran en las experiencias de abducción no satisfacen las necesidades psicológicas de nuestros entrevistados de la manera que se esperaría de una personalidad masoquista o de un masoquista.­­­


La fantasía como medio para replantear las experiencias anómalas traumáticas


Puede ser que las fantasías masoquistas sean una forma en que las personas dominan experiencias traumáticas como la supuesta abducción extraterrestre. La fantasía y el mito han sido tradicionalmente una forma en que los humanos dan significado al dolor y el sufrimiento en un contexto relacional humano. Desde esta perspectiva, la historia de ficción de Strieber (1986) sobre prostitutas que presentan al protagonista los aspectos positivos del dolor, podría verse como una reelaboración de los elementos más traumáticos de la experiencia de abducción, reformulando el dolor y la pérdida de control como una oportunidad de crecimiento. La existencia de la historia no prueba que Strieber creara su relato de abducción (Strieber, 1987) para satisfacer necesidades masoquistas. Más bien, muestra que las cuestiones de control y dolor han estado en la mente de este inusual individuo muy público que es algo atípico de la muestra de experimentadores que hemos entrevistado. Para estudiar el fenómeno de manera equilibrada, su relato debe ser considerado junto con los informes de otros individuos.­­


La preocupación de Strieber por el tema de trascender la impotencia y el dolor revela una paradoja importante; El mejor resultado para las personas que se recuperan de experiencias traumáticas anómalas puede implicar la reelaboración y distorsión de los datos relacionados con el evento. Esto complica las cosas para los investigadores que intentan comprender qué sucedió. En nuestra muestra, las personas que vienen a replantear sus experiencias como oportunidades de transformación tienen el mejor resultado. Esto no significa que los individuos encontraran placer en la experiencia inicialmente. Por lo tanto, un investigador de abducción debe preguntarse qué parte de los relatos de abducción son reelaboraciones adaptativas (pero inexactas) de sucesos traumáticos y cuánto se relaciona directamente con el evento anómalo. Lo reelaborado, el material distorsionado puede diferenciarse de la propia experiencia en bruto a través de (a) el nivel de afecto involucrado en la narración inicial de la historia, (b) entrevistas clínicas cuidadosas del experimentador y (c) observaciones de respuestas a experiencias futuras. Debido a que la construcción de la memoria es siempre un proceso activo y motivado, las comparaciones de historias de abducción a lo largo del tiempo y entre individuos son absolutamente necesarias para el estudio de los fenómenos de abducción.­­­­­­


Propensión a la fantasía


Debido a que el contenido de las experiencias de abducción parece fantástico, es fácil postular que los experimentadores tienen una incapacidad para distinguir entre fantasía y realidad. Las observaciones anecdóticas sobre las dificultades para distinguir la realidad de la fantasía y las peculiaridades de la personalidad no especificadas en los experimentadores bien podrían atribuirse a los esfuerzos del experimentador por dar sentido a alguna experiencia extraordinaria. En realidad, no hay buena evidencia de que los experimentadores sean más propensos a la fantasía que la población en general.­


Bartholomew, Basterfield y Howard (1991), utilizando biografías de segunda mano, encontraron características propensas a la fantasía en un grupo de 152 individuos que informaron contacto con extraterrestres. El estudio de Bartholomew et al., Sin embargo, tenía varios defectos importantes: la medida de la propensión a la fantasía no fue validada; no hubo grupo de comparación; y la muestra incluyó a contactados extraterrestres, cuyas experiencias son más egosintónicas que las de los experimentadores de abducción. La interpretación de los datos también es errónea, porque los que experimentan una abducción pueden tener más probabilidades que otras personas de ser francos sobre las experiencias inusuales.­­


Hay estudios de propensión a la fantasía que indican que los experimentadores no son más propensos a la fantasía que la población en general. En su estudio de primera mano de 27 experimentadores de abducción, Rodeghier, Goodpaster y Blatterbauer (1991) encontraron que los niveles de propensión a la fantasía, medidos por el Inventario de Recuerdos e Imaginaciones de la Infancia (ICMI), una medida validada de propensión a la fantasía (SC Wilson & Barber, 1983) - no eran más altos que los niveles de propensión a la fantasía en la población general. En un estudio relacionado de contactados extraterrestres, Ring y Rosing (1990) no encontraron diferencias en la propensión a la fantasía entre contactados extraterrestres y experimentadores cercanos a la muerte (ECM), según lo medido por un cuestionario de 10 ítems desarrollado para el estudio. Sin embargo, este hallazgo no prueba una baja propensión a las fantasías porque (a) la medida no fue validada, (b) las ECM podrían ser propensas a las fantasías.


Spanos, Cross, Dickson y DuBreuil (1993) compararon un grupo de personas que informaron sobre avistamientos de ovnis y contacto con extraterrestres y un grupo de personas que no informaron sobre tales experiencias. Utilizando el ICMI y otras medidas de propiedades imaginales, incluido el Cuestionario de Betts sobre Imágenes Mentales y la Escala de Absorción del Cuestionario de Personalidad Diferencial, Spanos et al., no encontró diferencias entre los experimentadores de ovnis y los no experimentados. Spanos et al., escribió:­­­


“Estos hallazgos contradicen claramente la hipótesis de que los informes OVNI, incluso los informes OVNI intensos caracterizados por experiencias aparentemente extrañas como la falta de tiempo y la comunicación con extraterrestres, ocurren principalmente en individuos que son altamente propensos a la fantasía, dados a creencias paranormales o inusualmente sugestionables”. ( pág.629)


Según el estudio de Spanos et al. (1993), el 40% de las experiencias OVNI intensas (es decir, experiencias que implican ver un OVNI de cerca, contacto con extraterrestres, tiempo perdido o abducción) no se asociaron con el sueño, lo que contradice la hipótesis de la parálisis del sueño. Las personas que reportaron estas experiencias intensas mostraron puntajes promedio de propensión a la fantasía en comparación con una muestra de la comunidad, pero mostraron una mayor tendencia a informar pensamientos y creencias inusuales: puntajes más altos de propensión a la fantasía, puntajes más altos de ideación mágica, puntajes más altos en la subescala de esquizofrenia y más experiencias paranormales, en comparación con las personas que informaron solo sobre avistamientos de ovnis, que mostraron puntuaciones deprimidas en estas áreas. Es posible que, como Spanos et al., afirmó,­ una experiencia anómala que ocurra al azar en la población podría ser interpretada y reconstruida por individuos con pensamientos y creencias inusuales como abducción y por individuos menos inusuales como avistamiento de ovnis.


Alternativamente, ¿podrían las personas que reportan solo avistamientos de ovnis, que muestran puntajes más bajos de lo normal en propensión a la fantasía y otras medidas de pensamientos inusuales, no estar dispuestas a reportar experiencias inusuales? ¿Podría un individuo más concreto estar significativamente más traumatizado y, por lo tanto, tener menos acceso a los recuerdos de un suceso anómalo? Estos datos no apoyan la idea de que las experiencias de abducción se explican por la propensión a la fantasía.­


Propensión a la fantasía según lo indicado por el abuso sexual


Es cierto que la incidencia de personas dispuestas a denunciar el abuso sexual es mayor en los experimentadores que en la población normal (Ring & Rosing, 1990). Citar esto como evidencia de la propensión a la fantasía en los experimentadores parece equivocado por dos razones. Primero, bien podría ser que la alta incidencia de abuso sexual sea un efecto de notificación; las personas que están dispuestas a admitir un evento socialmente inaceptable, como ser secuestradas por extraterrestres, tienen muchas menos probabilidades de resistirse a admitir el abuso sexual, ante ellas mismas o ante los demás. En segundo lugar, las correlaciones entre la propensión a las fantasías y el abuso sexual están en el rango de .30 (Lynn y Rhue, 1990), por lo que las personas que son muy propensas a las fantasías representan solo un pequeño porcentaje de las personas que han sido abusadas sexualmente. El abuso sexual ha sido informado por menos de una cuarta parte de los experimentadores de abducciones (Rodeghier, 1994a).

­­­

Hipnotizabilidad


La hipnotizabilidad no explica la etiología de la abducción por varias razones. En primer lugar, aproximadamente el 30% de las narraciones que cumplen los criterios de abducción se obtienen sin hipnosis (Bullard, 1989; JE Mack, personal communication, junio de 1995). Además, en aquellos experimentadores que se sometieron a hipnosis, del 60% al 70% de la información recopilada por el Dr. Mack se obtuvo antes de la hipnosis (R. Colasanti, personal communication, junio de 1995). En segundo lugar, estudios previos han demostrado que los experimentadores no son altamente hipnotizables. Rodeghier et al., (1991) encontraron que los niveles de sugestión hipnótica medidos por la Escala de Imaginación Creativa (SC Wilson & Barber, 1978) no eran más altos en los experimentadores de abducción que en la población general. En trabajos relacionados, Spanos et al.­­­


Newman y Baumeister tienen un buen punto: debido a que se ha demostrado que el material recuperado bajo hipnosis puede ser inexacto, el material de abducción recuperado por este método no debe aceptarse literalmente por sí solo. Por esta razón, los investigadores comparan el material recuperado hipnóticamente con el material informado en estado de vigilia. Tales comparaciones han revelado que el material recuperado hipnóticamente no difiere en la estructura básica del material informado por personas con un recuerdo claro de los eventos de abducción. Además, el material recuperado del trabajo en estado alterado a menudo parece mental y psicodinámicamente más preciso que el material recordado conscientemente. Por ejemplo, una narrativa de abducción consciente de la adolescencia tendía a ser pasada por alto de manera que eran más sintónicas con la autoimagen y los deseos de un joven adolescente que lo que se recordaba dolorosamente durante una sesión hipnótica. Muchos detalles embarazosos relacionados con la impotencia y la pérdida de control no estaban disponibles para este informante, excepto en el estado alterado. En particular, el informe inicial de un feliz resultado de una relación sexual placentera con una mujer alienígena sexualmente activa y cooperativa cedió bajo hipnosis a la toma forzada y bastante humillante de una muestra de esperma. Este segundo escenario, relatado en ausencia de preguntas clave por parte del investigador, es más típico de los escenarios de abducción masculina (Mack, 1995).


La mayoría de los investigadores de abducción son conscientes de que la sugestión es un problema en el material recuperado hipnóticamente (Bullard, 1989). La transcripción presentada por Newman y Baumeister no es representativa de todo el trabajo hipnótico realizado por investigadores de abducción que son conscientes de las influencias confusas de las preguntas principales.­


Newman y Baumeister preguntan: "¿Por qué buscar un hipnotizador?" La tendencia del experimentador a recuperar material de abducción en un estado alterado puede deberse a varios factores. Primero, la hipnosis podría proporcionar un papel social seguro para presentar material que suena loco. La narración hipnóticamente recuperada siempre se puede desautorizar o mantener en duda y, por lo tanto, es más cómodo para el experimentador informar. Cuando se les pregunte, los experimentadores diferenciarán claramente entre "recuerdos conscientes" y recuerdos recuperados bajo hipnosis. En segundo lugar, los recuerdos de una experiencia de abducción pueden estar codificados en un alto estado de excitación correspondiente al terror y la incredulidad, por lo que el material de la abducción podría necesitar recuperarse en un estado de conciencia similar. Por lo tanto, el estado alterado involucrado podría ser el resultado de una memoria dependiente del estado. Tercera, Los especialistas en trauma han descubierto que los recuerdos codificados en situaciones de trauma extremo pueden ser disociados y depositados por un sistema de memoria diferente del sistema de memoria semántica. El sistema de memoria traumática tiende a codificar los recuerdos como sensaciones e imágenes corporales fragmentadas. El material disociado puede necesitar ser "revivido" para simbolizarlo y colocarlo en la memoria semántica (Davies y Frawley, 1994; van der Kolk, 1994). No está claro si el proceso de simbolizar material inicialmente almacenado como memoria traumática da como resultado una distorsión de acuerdo con las expectativas actuales, o si la memoria traumática es más precisa porque es menos vulnerable a las mismas tendencias reconstructivas pero distorsionantes del procesamiento normal de la memoria (Brown, en prensa). Por estas razones, el material de abducción recuperado en un estado alterado debe compararse entre los individuos y con el material informado en el estado de vigilia.



Implicaciones para la psicología


En resumen, las experiencias de abducción no pueden explicarse mediante una fantasía masoquista basada en la elaboración hipnótica de la parálisis del sueño. A diferencia de los masoquistas, los experimentadores no buscan repetir sus experiencias de abducción y no obtienen placer de las experiencias. Debido a que el 30% de los relatos de abducción se recuperan sin hipnosis, la elaboración hipnótica no puede explicar estas historias. Se ha demostrado que los experimentadores no son más propensos a la fantasía o sugestionables hipnóticamente que la población en general. Finalmente, las experiencias de abducción no se pueden explicar por la parálisis del sueño porque muchas experiencias de abducción no están asociadas con el sueño. Coincidimos con Newman y Baumeister en que los informes de abducción no pueden ser descartados por otras interpretaciones psicológicas simples como mentiras, estratagemas para llamar la atención, enfermedades mentales, experiencias traumáticas de parto,­­­­­­ o al deseo de ser víctima.


Parece que la explicación más parsimoniosa en este momento es que la ciencia no es capaz de explicar las extrañas consistencias e increíbles aspectos del fenómeno de la abducción. Debido a que los informes de abducción desafían nuestro sentido de la realidad y nuestro sentido de seguridad, y debido a que un examen serio del extraño fenómeno podría amenazar nuestro sustento como científicos respetados, es tentador descartar el fenómeno sin prestar una atención cuidadosa a los problemas que presenta. El artículo de destino de Newman y Baumeister es un primer paso muy necesario en una discusión sobre el tema. Creemos que un examen más detenido del fenómeno resultará fructífero, ya que el estudio de las experiencias de abducción refleja cuestiones que son fundamentales para el campo de la psicología actual.­


El estudio de las experiencias de abducción nos llevará a explorar aspectos de la mente humana, como la precisión de la memoria codificada en situaciones de emoción extrema. El estudio de las experiencias de abducción también nos llevará a examinar los usos y abusos de la hipnosis y otros estados alterados en la exploración de la psique. Aunque parece haber formas en que la hipnosis parece aumentar la credibilidad de los informes, la hipnosis también puede confundir la memoria y la interpretación de los eventos.­


El estudio de las experiencias de abducción debería permitirnos ayudar a lo que podría ser un número sustancial de personas que sufren estas experiencias y que ahora se sienten incapaces de buscar ayuda por temor a ser diagnosticadas con un trastorno del pensamiento o de la personalidad. No podemos decir cuántas personas se ven afectadas por el fenómeno, aunque la prevalencia puede ser bastante alta. Descartar estimaciones altas como imposibles debido a limitaciones de tiempo / espacio en los viajes extraterrestres es reduccionista porque supone que el fenómeno se basa únicamente en la apariencia física de los extraterrestres, una suposición que es demasiado simplista para explicar los datos que tenemos en este momento.­­­


El estudio de las experiencias de abducción nos lleva al centro del problema de la intersubjetividad. Como investigadores, quiénes somos y lo que sabemos influirá en la información que obtengamos de los experimentadores, porque estamos tratando con material que está fuera de la realidad compartida y construida socialmente. Si los experimentadores se sienten incómodos con nosotros, no nos dirán lo que han experimentado. La estructura de nuestras preguntas y de nuestro interés afectará el proceso mediante el cual los experimentadores dan sentido a sus experiencias. Por esta razón, parece fundamental que tratemos de permanecer lo más abiertos posible al material en sí y que animemos a los experimentadores a que se abstengan de colocar sus experiencias en cajas cognitivas restrictivas como real-irreal, objetivo-subjetivo, físico-espiritual, positivo-negativo o creencia-descreencia. De la misma manera, los investigadores serios deben evitar el uso de estas dicotomías, porque podrían restringir prematuramente la visión de este complejo fenómeno.


Por lo tanto, el mayor beneficio que surgirá del fenómeno de la abducción será ayudarnos a salir de las dicotomizaciones tradicionales de real-irreal y creencia-descreencia, ya que arece que este es el único medio por el cual podemos recopilar datos sobre el tema. Nuestra capacidad para investigar las características de este complejo fenómeno se ve seriamente obstaculizada si limitamos nuestra atención a lo que previamente hemos decidido que es "real". La ciencia se mueve mediante el examen de anomalías, ya sea que la anomalía sea la alguna vez inexplicable transmisión de ondas electromagnéticas a través del vacío, la deriva aparentemente imposible de los continentes a través de la superficie de la tierra o las historias imposibles y notablemente consistentes de personas que afirman ser secuestrados por extraterrestres.­­­­­


Nota

Caroline C. McLeod, Programa de Investigación de Experiencias Extraordinarias (PEER), Centro de Psicología y Cambio Social, The Cambridge Hospital, 1493 Cambridge Street, Cambridge, MA 02139.



“Recuerdos” de experiencias autobiográficas anómalas y traumáticas: validación y consolidación de la fantasía a través de la hipnosis


Martin T.Orne, Wayne G. Whitehouse, Emily Carota Orne y David F. Dinges


Hospital del Instituto de Pensilvania y Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania


Desde la época de Freud y Janet, la ciencia psicológica ha lidiado con la confiabilidad de los llamados recuerdos recuperados de experiencias traumáticas física o psicológicamente que se supone, durante algún tiempo, que han sido reprimidas o disociadas de la conciencia. En un escenario de psicoterapia no infrecuente, un individuo adulto que busca tratamiento para un problema actual, como un trastorno alimentario o depresión, podría encontrar que el terapeuta cree que los síntomas de presentación tienen sus raíces en una historia de abuso o incesto infantil, de los cuales el cliente no lo sabía anteriormente. Luego, los dos se embarcan en un curso de terapia de “descubrimiento”, típicamente usando hipnosis o un procedimiento similar cargado de sugestión / imágenes, después de lo cual la atroz “evidencia” se extrae gradualmente del inconsciente del cliente. La legitimidad de los recuerdos obtenidos en tal contexto, en ausencia de otra evidencia que lo corrobore, es un tema que se está debatiendo en todas las profesiones de la salud mental y en los tribunales de todo el mundo. Sin embargo, cabe señalar que era un objetivo explícito de la terapia excavar los supuestos recuerdos reprimidos del abuso infantil en un esfuerzo por aliviar los síntomas actuales del paciente. Por lo tanto, el hecho de que el cliente confirmara las sospechas del terapeuta informando recuerdos en consonancia con dicha historia podría significar que los hechos realmente ocurrieron; alternativamente, también es posible que el medio terapéutico sirviera para preparar el escenario para la creación de un falso recuerdo del abuso infantil.

En una “viñeta” ligeramente diferente, el tratamiento de otro individuo da como resultado que informe un episodio en el que fue transportado desde su cama y depositado en un quirófano de alta tecnología a bordo de una nave espacial extraterrestre, donde se convierte en objeto de un examen médico invasivo. Ciertamente, cualquier afirmación de que este recuerdo recuperado representa una experiencia autobiográfica literal sería recibida con escepticismo. La memoria se refiere a un suceso que está tan fuera de lo común —y que desafía la validación científica contemporánea— que es probable que no se tome en serio. Sin embargo, la forma en que se trata en terapia un recuerdo de abducción extraterrestre puede no diferir de la forma en que se tratan los recuerdos recuperados del abuso infantil o cualquier otra reminiscencia autobiográfica. Con el fin de mantener un contexto terapéutico de apoyo, todas estas afirmaciones reciben comprensiblemente al menos una aceptación provisional o práctica por parte del terapeuta. Además, la tendencia a aceptar los recuerdos de un paciente.


Referencias


Bartholomew, RE, Basterfield, K. y Howard, GS (1991). Abducidos y contactados por ovnis: ¿psicopatología o propensión a la fantasía? Psicología profesional: investigación y práctica, 22, 215-222.­

Baumeister, RF (1989). El masoquismo y el yo. Hillsdale, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, Inc.

Brown, D. (en prensa). Pseudomemorías, el estándar de la ciencia y el estándar de atención en el tratamiento del trauma. Revista estadounidense de hipnosis clínica.

Brown, DP y Fromm, E. (1986). Hipnoterapia e hipnoanálisis. Hillsdale, Nueva Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, Inc.

Bullard, TE (1989). Hipnosis y secuestros de ovnis: una relación conflictiva. Revista de estudios OVNI, I, 3-40.

Carlson, NR (1994). Fisiología del comportamiento (5ª ed.). Needham Heights, MA: Allyn & Bacon.

Carpenter, J. (1993, julio). Secuestros de múltiples participantes. Documento presentado en la Conferencia de Investigación OVNI, Seattle.

Carpenter, J. (1994). Resolución de fobias por recuerdo de secuestros. En A. Pritchard, DE Pritchard, JE Mack, P. Kasey y C. Yapp (Eds.), Discusiones sobre alienígenas: Actas de la Conferencia de estudios sobre abducción (págs. 367-368). Cambridge, MA: North Cambridge Press.

Davies, JM y Frawley, MG (1994). Tratar al sobreviviente adulto de abuso sexual infantil. Nueva York: Basic.

Herman, JL (1992). Trauma y recuperación. Nueva York: Basic.

Hopkins, B. (1987). Intrusos: las increíbles visitas a Copley Woods. Nueva York: Random House.

Jacobs, DM (1992). Vida secreta: relatos documentados de primera mano de secuestros de ovnis. Nueva York: Simon & Schuster.

Loftus, E. y Ketcham, K. (1994). El mito de la memoria reprimida. Nueva York: St. Martin's.

Lynn, SJ y Rhue, JW (1990). Involuntariedad hipnótica: un análisis cognitivo social. Psychological Review, 97, 169-184.

Mack, JE (1995). Secuestro: Encuentros humanos con extraterrestres (Rev. ed.). Nueva York: Ballantine.

Miller, JG (1994). Diferencias de procedimientos médicos: extraterrestre vs. humano. En A. Pritchard, DE Pritchard, JE Mack, P. Kasey y C. Yapp (Eds.), Discusiones sobre alienígenas: Actas de la Conferencia de estudio sobre abducción (págs. 59-61). Cambridge, MA: North Cambridge Press.

Ring, K. y Rosing, CJ (1990). El Proyecto Omega: una encuesta psicológica de personas que informaron secuestros y otros encuentros con ovnis. Revista de estudios ovni, 2, 59-98.­

Rodeghier, M. (1994a). Evidencia de abuso entre secuestrados. En A. Pritchard, DE Pritchard, JE Mack, P. Kasey & C. Yapp (Eds.), Discusiones sobre extraterrestres: Actas de la Conferencia de estudio sobre abducción (págs. 338-341). Cambridge, MA: North Cambridge Press.

Rodeghier, M. (1994b). Un conjunto de criterios de selección para abducidos. En A. Pritchard, DE Pritchard, JE Mack, P. Kasey y C. Yapp (Eds.), Discusiones sobre extraterrestres: Actas de la Conferencia de estudio sobre abducciones (págs. 22-23). Cambridge, MA: North Cambridge Press.

Rodeghier, M. Goodpaster, J. y Blatterbauer, S. (1991). Características psicosociales de los abducidos: resultados de la CUFOS Ab-­

Proyecto de producción. Revista de estudios OVNI, 3, 59-90.

Spanos, N., Cross, P., Dickson, K. y DuBreuil, S. (1993). Encuentros cercanos: un examen de las experiencias OVNI. Revista de psicología anormal, 102, 624-632.

Stolorow, RO (1992). Contexto del ser: El fundamento intersubjetivo de la vida psicológica. Hillsdale, Nueva Jersey: The Analytic Press.

Strieber, W. (1986). Dolor. En D. Etchison (Ed.), Cutting edge (págs. 269-290). Nueva York: Doubleday.

Strieber, W. (1987). Comunión: una historia real. Nueva York: Avon.

Terr, L. (1994). Recuerdos desencadenados: historias reales de recuerdos traumáticos perdidos y encontrados. Nueva York: Basic.

Uyeda, S. (1971). La nueva visión de la Tierra (M. Ohnuki, Trans.). San Francisco: Freeman.

van der Kolk, BA (1987). Las consecuencias psicológicas de las abrumadoras experiencias de la vida. En BA van der Kolk (Ed.), Trauma psicológico (págs. 1-30). Washington, DC: estadounidense

Prensa psiquiátrica.

van der Kolk, BA (1994). El cuerpo lleva la cuenta: la memoria y la psicobiología en evolución del estrés postraumático. Harvard Review of Psychiatry, 1, 253-265.

Westrum, R. (1982). Inteligencia social sobre eventos ocultos. Conocimiento: creación, difusión, utilización, 3, 382.

Wilson, JP (1990). Trastorno de estrés postraumático (PTSD) y trauma anómalo experimentado (EAT): similitudes en las abducciones de ovnis reportadas y la exposición a contaminantes tóxicos invisibles. Revista de estudios OVNI, 2, 1-17.

Wilson, SC y Barber, TX (1978). La escala de imaginación creativa como medida de la capacidad de respuesta hipnótica: aplicaciones a la hipnosis clínica y experimental. Revista estadounidense de hipnosis clínica, 20, 235-249.

Wilson, SC y Barber, TX (1983). Inventario de recuerdos e imaginaciones de la infancia. Framingham, MA: Hospital de Cushing.


Copyright © 2002 EBSCO Publishing


FUENTE